Opel Corsa Color 1.6T 2012: Daniel y el arte de potenciar un "hot hatch"

En general es un compacto muy equipado para su segmento, con un interior que cumple. Su punto a destacar es el motor, con gran flexibilidad de modificaciones. Es divertido, confiable, bien diseñado y con sensación de Go-Kart.

REVIEW DEL LECTOR: Daniel Hurtado (26 años)

  • Marca, Modelo: Opel Corsa “Color” Turbo 1.6T MT6 2012
  • Motor: 1.6L Turbo 150hp - 210 nm, 4 cilindros, bencina. (En este caso hasta 220hp – 300 NM gracias a los alemanes de EDS)
  • Tipo de Caja: Mecánica de seis velocidades
  • Elementos de Seguridad: 4 Airbags, ABS, EBD, CBC, ESP, TC
  • Rendimiento de Combustible: Ciudad 10km/lt, Carretera 16km/lt, Mixto 14km/lt.
  • Kilometraje: 13.500 kms aprox.

Soy fanático de los automóviles y en mi corta vida, por esas cosas del destino he tenido la fortuna de poseer y disfrutar una variedad de vehículos, de todo tipo (Fiat Palio Fire 1.3 2003, Renault Clio 1.6 Privilege 2006, Renault Megane 2.0 Sportway 2004, Mitsubishi L200 2.5TD Dakar 2005, Nissan Terrano 3.0 V6 1996, por nombrar algunos) y de haber paseado y manejado en vehículos muy exclusivos (BMW M5, M3, M Coupé, X5M, 135i, Audi, Mercedes Benz, Ferrari, Rolls Royce, entre otros), un sueño tanto para mí como para muchos de los lectores (me imagino).

Pero si se fijan en el listado de los autos que he tenido, ningún auto realmente destacaba en su segmento o te hacía sentir “especial”. El lado “feo” de tener la suerte haber probado lo mejor que nos puede entregar la industria, es que uno se pone cada vez más exigente y mañoso, siendo que no se tienen los recursos para acceder a esa clase de lujos (aunque no me quejo de cómo me va). Era el minuto de tener un auto un poco menos “común” y con performance diferente, dentro de lo posible.

BUSCANDO EL CANDIDATO

Había llegado de la hora de cambiar mi auto (en ese minuto un Renault Clio – si, otro más-) y estaba en condiciones de por primera vez en mi vida, quizás tener un auto 0 km, aunque sea el peor negocio de la vida. Tenía un par de cosas claras, debía cumplir con:

  • Ser un auto pequeño pero cómodo
  • Debía tener motor Turbo idealmente
  • Doblar muy bien
  • Ser más rápido que cualquier auto que hubiese tenido
  • Ser confiable y relativamente económico (trabajo lejos)

Así empezó la búsqueda, donde vi varias opciones (usados y nuevos), entre las cuales estaba el Citroën DS3 (muchos reportes de fallas), Suzuki Swift Sport (sin maleta, motor de bajo torque), Ford Fiesta (muy “normal”), Kia Koup (muy rico pero sentí que le falta torque), Mini Cooper S usado (cuco, muy viejo por el precio), Golf GTI (muy abusados por el precio) y justo estaba llegando Opel a Chile nuevamente, donde me fije en el pequeño Corsa Turbo y me llamó mucho la atención. Además de ir a verlo y manejarlo (ida-vuelta a Farellones donde nunca había visto tan pálido a un vendedor) me puse a investigar sobre este modelo en Europa, donde estaba desde el año 2007. Ahí fue cuando vi el excelente historial que tenía el auto, comentarios muy positivos y lo que más me tentó, es que compartía TODO con el Corsa OPC (Motor, frenos, suspensión, chasis, etc.) y las únicas diferencias eran estéticas. Claro, el Corsa OPC trae de fábrica 192hp y 250nm de torque, pero se debe sólo a electrónica del motor, cosa que es fácilmente solucionable gracias a los tuners Alemanes.

Finalmente, me decidí por el Corsa, en el único color que me permite mi mente y que quería hace tiempo, blanco. Fue amor a primera vista con su techo pintado negro, llantas de 17”, líneas rectas que se unen a algunas curvas pequeñas y ese interior sobrio, no sobrecargado.

DETALLES POR TODAS PARTES

Desde un principio, uno empieza a descubrir pequeños detalles que aportan bastante al agrado de manejar y que destacan por sobre muchos autos de su segmento, como lo son el climatizador digital, las luces adaptativas AFL (giran en las curvas), el espejo anti-encandilamiento automático, la velocidad crucero, computador abordo, sensor de lluvia y luces (uno de los detalles que más me han gustado, un agrado) y las butacas maravillosas que envuelven pero no cansan, entre otras cosas que hacen de este pequeño un buen compañero para viajar.

En el interior destacan los anillos del color de carrocería alrededor de las salidas de ventilación, terminaciones en “Piano Black” y la interfaz central con una pantalla donde uno puede explorar las distintas opciones del auto, entrar al computador a bordo, radio, etc. Un punto a criticar son las terminaciones, no son las mejores que he visto, ya que presenta algunos plásticos duros que dan un poco la sensación de un interior un poco más viejo y no de un auto 2012, pero dentro de todo son aceptables. Un detalle tonto pero que puede afectar a algunas personas, es que no tienen alzavidrios eléctricos atrás, ni sunroof (que para mí, es una ventaja ya que tiene menor peso).

En cuanto a dimensiones, entran cuatro personas con toda comodidad y una quinta un poco más apretada. El maletero es de los más grandes de su categoría, donde entra perfectamente el equipaje de 4 personas para un viaje más largo.

MANEJANDO Y MEJORANDO

Al manejarlo se siente pequeño, ágil y vivo. El motor de 1.6L turbo de 150hp y 210 NM parte empujando desde abajo, con un turbo lag casi inexistente, pero justo cuando se pone interesante se siente como que liberara presión de turbo, se nota que es un motor con mayor potencial. La caja de cambios lo acompaña perfecto, las 6 marchas están tanto pensadas para ciudad como para carretera, donde a 120km/h va a 3.000 RPM de manera muy silenciosa. Su velocidad máxima es de 210 km/h y acelera hasta los 100 km/h en poco menos de 9 segundos (8,5 segundos en teoría).

Lejos el mejor punto del auto son los frenos, absolutamente sobredimensionados para un auto que pesa tan solo 1.150 kg aproximadamente, con un tacto de pedal perfecto que entrega la confianza para tomar algunos riesgos y divertirse. La dirección, si bien es eléctrica, transmite sensaciones al volante y permite ser muy preciso al momento de tomar las curvas, donde la suspensión – otro punto que destaca – aporta a una conducción sin bodyroll, bastante firme, sin llegar a ser incomoda. Este punto es ayudado por los neumáticos, de medida 215/45/R17, bastante anchos y con el perfil bajo para evitar deformaciones. Un punto en contra, es que son ruidosos al ser runflat.

Al poco tiempo, quise llevar el auto a su potencial, por lo que después de investigar mucho, conseguí una reprogramación con EDS Motorsports, la cual se maneja dentro de los parámetros originales de este motor en su versión OPC y Nurburgring, lo que hace esto en una opción completamente segura para el auto. Probé varias configuraciones hasta que elegí la de 220 hp y 300 nm de torque (declarados por EDS) y todo cambió, el auto despertó y se transformó en algo muy especial, ahora si se sentía como el vehículo que quería hace mucho tiempo. Cabe destacar que esta reprogramación es completamente reversible, en solo 20 minutos desde la comodidad del hogar.

La aceleración mejoró muchísimo, casi escapándose en primera y segunda, logrando un 0 – 100 en 7 segundos aproximadamente, lo que lo hace muy divertido y con torque infinito, especialmente a las 4.500 rpm. La velocidad final incrementó desde los 210km/h a los 235 km/h en plano y 240km/h con la más mínima inclinación de la pista. Con esas cifras, entra a competir – al menos en diversión y performance – con los Golf GTI, Mini Cooper S, Honda Civic Si y muchos otros. Finalmente, un auto de más de 200hp y 300nm por ese dinero ¡es una ganga!

En cuanto a consumo es bastante amigable (cifras con reprogramación):

- En el peor de los tacos de Santiago rinde 8,5km/lt
- En ciudad normal 10km/lt
- En carretera 16km/lt
- Logro un mixto de 14km/lt entre autopista urbana y ciudad, el cual baja a 13km/lt cuando se me pone pesado el pie.

En general, el consumo es bastante respetable para un auto de sus prestaciones gracias al Turbo. El único “pero” es que a fondo rinde 4,2 km/lt. Como dato, con velocidad crucero a 110 km/h logré un rendimiento de 17,8km/lt el cual he replicado muchas veces.

CONCLUSIONES

En general es un automóvil muy equipado para su segmento, con un interior que cumple. Su punto a destacar es el motor, con gran flexibilidad de modificaciones. Es divertido, confiable, bien diseñado y con sensación de Go-Kart.
Para los que buscan un auto más “refinado” este no será opción, pero los amantes de los Hot-Hatch este es un fuerte contendiente.

Por último, les comparto de que Opel no va a traer más esta versión a Chile, la cual será remplazada por uno que estéticamente es igual, pero posee un motor 1.4L Turbo de 140hp, con start-stop y caja mecánica de 5 velocidades, lo cual es una pena ya que no se puede llevar a los 220hp. Este Corsa OPC “disfrazado” por el minuto será solo para los que se atrevieron y compraron las pocas unidades que llegaron a Chile.

LO BUENO:

  • Prestaciones deportivas
  • Diseño juvenil y moderno
  • Cómodo espacio interior
  • Gran equipamiento
  • Motor, suspensión y frenos
  • El consumo manejando normal
  • Potenciación barata y confiable
  • Sensación de manejo

LO MALO:

  • Sistema de sonido (mejorable) y sin USB
  • Interior con plásticos de calidad media
  • Necesidad de reprogramarlo para que sea realmente un deportivo
  • El consumo manejando deportivamente (la tentación es fuerte)
  • Que trae 4 y no 6 Airbags

Al cierre les dejo una pregunta, ¿Qué auto se hubiesen comprando con un presupuesto de CLP$ 9 millones? (unos con estas prestaciones claramente)

powered byDisqus