KIA Optima Híbrido 2.0L: Ahora condúcelo sin mirar como baja el estanque

El primer híbrido de KIA es un buen reflejo del esfuerzo global de diseño y capacidad de producción de la marca coreana, al lograr un modelo redondo, tanto por fuera, adentro, por equipamiento, tecnología y motorización. Precio versión probada: CLP $16.990.000...

Casi sin hacer ruido, la marca coreana KIA introdujo en nuestro mercado un nuevo exponente híbridos de los sedánes “medianos-grandes”. Se trata del Optima Híbrido, un automóvil "primo cercano" o más bien hermano del Hyundai Sonata, con el que comparte muchos elementos mecánicos (en realidad son casi lo mismo), ambos se fabrican en Corea. Este nuevo modelo se posiciona en un momento en que la industria automotriz a nivel global está muy enfocada hacia el cuidado del medioambiente, como concepto primordial (lo que en gran medida las ha ayudado a "borrar" la imagen de que es uno de los causantes de la contaminación). Por ello, en mercado automotriz actual encontramos una interesante oferta de autos híbridos, modelos que también permiten un rendimiento de combustible bastante extendido. Recordemos que este tipo de automóviles emplean dos propulsores: uno a gasolina y otro eléctrico.

El último integrante de esta "fiesta híbrida" es el que probaremos en Bólido, el Optima Hybrid 2.0L 6AT, sedán mediano que  ha recibido numerosos premios en Corea, Estados Unidos y Canadá. En particular, esta versión fue desarrollada y creada para el mercado de EEUU y aterriza por estos rincones del mundo con un precio único de CLP $16.990.000 (USD $36.420). En Chile compite con modelos como el nuevo Toyota Camry Hybrid (CLP $22 millones o USD $47.ooo, y también desarrollado para EEUU) y en menor medida con el Volvo S60 DRIVe, aunque este tiene un concepto más bien basado en su motor diésel de alta eficiencia.

PRECIOS KIA OPTIMA ABRIL 2013:
OPTIMA EX 2.0L 6MT: CLP $12.290.000
OPTIMA EX 2.0L 6AT: CLP $13.390.000
OPTIMA EX 2.4L 6AT: CLP $15.190.000
OPTIMA EX 2.0L Hibrido 6AT: CLP $16.990.000 (nuestro test)

En Chile y en otro países, el Optima reemplaza al Magentis, un nombre de modelo que la marca ha usado indistintamente para el mismo vehículo en varios países, incluido el nuestro. Se ofrece actualmente en tres versiones (2.0L, 2.4L y 2.0L Híbrido). El equipamiento estándar incluye doble airbag frontal, frenos ABS con distribución electrónica EBD, climatizador dual, radio CD/MP3 con conexión iPod, puerto USB y Aux, alza vidrios eléctricos, cierre central, dirección asistida, espejos eléctricos, computador a bordo, control de velocidad crucero, tapiz de cuero, etc. El híbrido y el 2.4L suman airbags laterales tipo cortina, techo panorámico y corredizo, luces HID xenón, etc. En términos de seguridad suma entre otros frenos ABS, Control de estabilidad, frenos de discos delanteros y traseros, sensor y cámara de retroceso, doble air bag frontal, lateral y de cortina, inmovilizador antirrobo, espejos exteriores eléctricos calefaccionados y apoya cabeza activos delanteros.

DISEÑO A LO SCHREYER

En este Optima se plasmó, una vez más, la mano del diseñador alemán Peter Schreyer (ex Audi y ahora presidente de KIA), cuyo equipo hizo en Frankfurt el dibujo completo del exterior. El interior, en cambio, corresponde a los artistas del centro de diseño que KIA tiene en Irving, California, más en sintonia con el gusto global. Si revisamos en detalle, es mucho más jugado que antes, con líneas agresivas, en donde destaca su parte frontal, muy de punta, con ópticos con leds atractivos y abajo unos neblineros finos y grandes. Desde el costado la poca superficie vidriada contribuye a la sensación de movimiento.

Las tomas de aire laterales recuerdan levemente a las de un Jaguar, atrás los ópticos son pequeños, con un escape simple (se vería mejor uno doble, para redoblar la línea deportiva del modelo, aunque, claro, este es el híbrido, no se busca parecer deportivo). También encontraremos muchos cromados y líneas rectas completan el carácter del Optima con unas llantas especiales para esta versión, que son más aerodinámicas, buscando sacar el mejor provecho en la eficiencia de combustible (y que no se ven tan feos como en un Volvo S40 DRIVe, por ejemplo).

AMPLIO Y SILENCIOSO (NO MUCHO SI LO PISTEAMOS)

Como antes les señalamos, esta tercera generación del Optima es más ancha (1.830 mm), larga (4.845 mm) y baja (1.455) que la generación previa, ampliando el espacio para todos los ocupantes y para el maletero (que acá se ve reducida a unos 350 litros por el motor eléctrico). Los asientos tienen un diseño bastante cómodo y emplean materiales de buena calidad y muy suaves. Adentro es relativamente silencioso, aunque llegan a la cabina algunos sonidos del viento en los espejos laterales. Es un auto muy cómodo de manejar, de hecho, es de eso tipo de sedánes que se pueden manejar por varios kilómetros sin mayor desgaste para el conductor, sobretodo a bajas RPM (sobre medio régimen aumenta mucho el ruido del motor, sobre todo al adelantar).

Adentro el tablero de instrumentos fue completamente rediseñado para el Híbrido, con un display a la izquierda que nos indica que tan eficiente es nuestro manejo (Eco Guide), a los lados los medidores digitales para la batería (fondo blanco) y el estanque de combustible. Al costado derecho está el velocímetro y el indicador digital del estanque de combustible. Al centro es en donde encuentro que está mejor logrado con una pantalla TFT de unas 3 o 4''pulgadas con toda la información sobre la economía de combustible y un sistema hojas de un árbol) que nos indica que tan eficientes estamos manejando (si manejas bien tiene más,  y se caen es porque pusiste el pie "más pesado", o te pusiste a pistear) .

En la parte central tanto la radio como climatizador tienen una iluminación color rojo, que no siguen la línea del tablero, encuentro que todos los display y colores podrían haber tenido un color blando. Por otro lado, la consola central está pensada hacia el conductor, con materiales suaves al tacto, la radio (de excelente sonido pero sin Bluethooth), está pensada para integrar instrumentos sencillos de leer y operar. Todas las terminaciones son de una muy buena calidad, y hay varios lugares donde guardar cosas, sobretodo abajo de la caja AT.

UN HÍBRIDO CON EL ADN KIA

Manejar este Optima Híbrido es llevar a cuestas fielmente su ADN y para lo que fue pensado, es un auto muy bueno para quienes gustan del manejo suave, de "caballero". Para el funcionamiento, El motor a gasolina se combina con un pequeño motor eléctrico e impulsa las ruedas delanteras a través de una transmisión automática de seis velocidades, sin el convertidor de par tradicional.

El motor 2.0 litros del Optima H combinado al motor eléctrico (de 34 KW  o 40HP entre las 1.400 a 6.000 rpm. Su máximo voltaje es de 270 VCD (voltios de corriente continua). Ambos alcanzan una potencia de 188 HP a 6000 rpm y un consumo de 15 km/l mixto (según homologa KIA). En términos de ahorro, KIA indica que este híbrido entrega un mayor rendimiento tanto en ciudad como en carretera, llegando incluso a ahorrar en forma combinada más de un 30%, en comparación al Optima motor gasolina 2.0 litros. Para ciudad es un modelo ideal, ya que las condiciones urbanas permiten un mayor trabajo del motor eléctrico promediando un ahorro del 90%.

El motor eléctrico puede mover el auto en velocidades de hasta 100 km/h, gracias a su batería de 34 kW. Ahora, no se imaginen un híbrido muy vigoroso, como el Toyota Camry (que realmente sorprende por lo rápido y ágil que se mueve). No es rápido, sino más bien con una dinámica más bien equilibrada. Este Optima es muy fácil manejarlo, sobre todo el carreteras rápidas. La caja AT de seis velocidades no es un prodigio de reacciones y cuida mucho la mecánica en modo secuencial. Los 188 caballos llevan la plataforma algo justa y es muy ruidosa sobre las 4.000 RPM (el mismo defecto del 2.0L de entrada). Ahora bajo los 3.500 RPM el sonido decrece mucho y se disfruta mucho más manejarlo. Si vamos acelerando paulamtinamente, no costará mucho llevarlo a promedios sobre los 120 km/l, ya que la velocidad se siente muy poco y hay muy pocos ruídos de rodado (obviando el motor) En zona de curvas hay un buen comportamiento de la dirección. Sin ser muy rígida, la suspensión es capaz de adaptarse a los vaivenes del terreno, pero el motor le cuesta mucho subir de vueltas.La reacción del sistema de dirección es bastante efectiva gracias a la asistencia electrónica, sin embargo no se llega a sentir muchoel camino ya que hay poco feeling con el conductor. Logramos un rendimiento de 12,3 km/litro en ciudad y 15,5 km/l en carretera. Consumo mixto de 13,8 km/l.

Terminando este test, apreciamos al KIA Optima Híbrido como buen reflejo del esfuerzo global de diseño y capacidad de producción de la marca coreana, al lograr un modelo redondo, tanto por fuera, adentro, tecnología y motorización. Es un modelo en que el fabricante coreano se enfocó tanto en un concepto práctico como emocional, el cual siempre es un punto clave a la hora de tomar una decisión de compra. Un sedán enfocado, pensado y desarrollado para el manejo relajado, placentero, con énfasis en el ahorro.

¿Qué te parece el KIA Optima Híbrido 2013?, coméntanos...

powered byDisqus