DFM S30 Noble 1.6L 105 CV 5MT: Una puesta a punto europea también puede ser interesante

El S30 DFM Noble tiene algunas virtudes que otras marchas no tienen, como la puesta a punto de la suspensión y un funcionamiento silencioso tanto por aislación como por motor. En el resto (terminaciones y plásticos) está dentro de lo que otros ofrecen, todavía con mejoras pendientes. Pecio versión probada: CLP $7.490.000...

Sobre los autos chinos ya es cosa de ponerse de acuerdo. Llegaron para llenar un espacio para personas que no podían acceder a vehículos de marcas reconocidas, ofreciendo más por menos precio. ¿Pero como tanta maravilla?, básicamente agregando un nivel de calidad inferior. Sin embargo, esta calidad ha mejorado con el tiempo, con la llegada de modelos chinos cada vez mejor terminados. No es que todavía estén al par de sus competidores japoneses o coreanos, pero si se nota una evolución constante. Marcas como Geely, Great Wall, JAC, Chery y Changan dan gigantes pasos día a día para marcas una evolución, cosa que a otras marcas les costarían años. Y ahí es donde nos encontramos hoy, en medio de este "camino evolutivo" a nuevas marcas como DongFeng Motor (DFM) -que ahora llega de la mano de CIDEF- con modelos como el S30,  H30 y H30 Cross. Particularmente en Bólido probamos la variante sedán denominada DFM S30 Noble 1.6L 105 CV 5MT, que tiene un precio de CLP $7.490.000.

Todos los modelos DFM que llegan hoy a Chile están construidos sobre una misma plataforma, con carrocerías diseñadas por la firma italiana Giugiaro, El S30 se ofrece tres versiones, dos de ellas con caja mecánica de 5 cambios (Elegante y Noble) y una automática de 4 (Noble). El exterior destaca por sus detalles inspirados en el diseño de sedanes europeos, con faros halógenos y neblineros delanteros y traseros, además de retrovisores con luz de viraje incorporada. Adentro suma cuero sintético, aire acondicionado, doble airbag, climatizador, computador a bordo y sensor de retroceso en serie, entre otros. (revisar ficha técnica en PDF adjunta) Todos integran motores 1.6 litros (105 caballos) desarrollados por PSA Peugeot-Citroen.


DFM S30 PRECIOS MARZO 2013:
DFM S30 Elegante 1.6L 5MT: CLP $6.490.000
DFM S30 Noble 1.6L 5MT: CLP $7.490.000 (nuestro test)
DFM S30 Noble 1.6L 4AT: CLP $8.490.000

LA HISTORIA DE DONGFENG MOTOR  (DFM)

Dongfeng Motor es una de las cuatro grandes automotrices de China, junto a FAW Group, Changan y SAIC. El caso de Dongfeng - nacida en 1969 (con otro nombre, Second Automobile Works)-, durante la mayor parte de su historia sus modelos han sido autos de otras marcas construidos en China en sus plantas a través de joint-ventures. Sus principales socios han sido Nissan, PSA Peugeot-Citroen, Kia y Honda, a quienes fabrica autos en el gigante asiático. Los modelos actuales de Dongfeng Fengshen rescatan mucho del joint-venture con PSA Peugeot Citroen, un socio principal de la compañía en China desde 1992. El S30 y el H30 están basados en la plataforma del Citroen Elyseé/Peugeot 301.

En Chile, DFM entra a competir en un segmento para nada sencillo, los sedanes y hatchback medianos, donde hay muchísimos participantes, y varios con un espacio ya ganado. Para entrar fuerte y seguro, DFM se asoció a proveedores de un alto prestigio internacional como  Johnson Controls (sistema de control), Visteon (instrumentos), Bosch (inyección) y obviamente PSA en cuanto a motor y transmisión mecánica. Por ello se buscó tener un peso diferenciador para hacer frente a clásicos como el KIA Rio4, Chevrolet Sail, Changan CV2, JAC 137 Sedán, Chevrolet Sonic Sedán, Nissan Tiida, Hyundai Accent o Toyota Yaris.

Y como propuesta diferenciadora CIDEF  reforzó el mantenimiento de todos los modelos con costo cero por 2 años o 50.000 kilómetros (las revisiones se realizan desde los 2.500 kilómetros y cada 7.500 kilómetros), CIDEF Asistencia, servicio de asistencia en ruta por cualquier inconveniente provisto por un seguro de MAPFRE, sin costo para el cliente. Garantía de 3 años o 90.000 kilómetros.

UN CHINO DE CARA EUROPEA

Si lo vemos en detalle, veremos que en el frontal este nuevo S30 tiene un aspecto más europeo, que se aprecia menos exagerado en sus trazos. Ello se agradece, y mucho, ya que si hay algo que tienen los autos chinos es su exageración tanto adentro como afuera. Sus ópticos son atractivos, de grandes dimensiones, acompañados abajo por unos neblineros muy llamativos. Una larga parrilla de tres líneas cromadas horizontales acompañan el frontal. Por los costados, una línea de cintura alta recorre el contorno, la que se ve creciente, como punta de lanza. Atrás dos ópticos horizontales, y de un diseño tradicional, acompañan al maletero.

Esta versión full Noble suma un llamativo tapiz cuero sintético negro, de unas terminaciones que encontré superiores a otros modelos chinos. Por su parte, algunos plásticos de las rejillas de calefacción son de menor calidad,como también los plásticos de las puertas. Sin embargo, este S30 no se siente de una calidad inferior, ya que tanto en la consola central, volante y los mandos, la radio son sobre la media en autos chinos, no tanto en los display (celestes grandes,tanto en la radio como el computador abordo, que está en chino) que encuentro muy exagerados y poco elegantes. Además al S30 le falta más espacios para guardar cosas en la consola central, puertas, tablero y en otros lugares.

Adentro el cuadro de instrumentos combina tres relojes de fácil lectura, con un atractivo marco plata y una pantalla central de cristal líquido para el odómetro parcial y total. Al centro la luz del tablero es blanca y los relojes son iguales en todos los modelos. El asiento del conductor es bastante cómodo (el mejor de los autos chinos) y tiene regulación de altura. También me gustó mucho todo el espacio que existe, sobretodo en alto y ancho. Atrás sorprende, sobretodo por largo, algo por sobre la media del segmento. Al centro el display gigante (en chino y las nuevas versiones traerán el computador abordo en español) abajo una radio doble din de una calidad de audio muy muy pobre, aunque lo bueno es que permite conexión de un puerto USB y plug sterior. Lo bueno también es que este S30 Noble trae controles al volante, de un manejo simple e intuitivo (aunque no se iluminan de noche). Abajo un escondido climatizador bastante eficiente, pero si muy ruidoso en el caudal de aire sobre la mitad del flujo.

MECÁNICA CONOCIDA, PERO EFICIENTE

En su mecánica, el S30 tiene un motor PSA de 1,6 litros, 4 cilindros y 16 válvulas, DOHC, capaz de alcanzar 105 HP a 5.750 rpm y un torque máximo de 142 Nm a 4000 rpm, asociado a una caja manual de cinco velocidades. En general  me gustó su andar, muy suave (diría que es su principal característica), además de lo bien aislado y lo silencioso de su motor,  sobretodo bajo los 3.000 RPM y lo dócil y predecible de su plataforma. La velocidad final es de 186 km/h, bastante alta en su segmento.

En ciudad este motor 1.6L se desenvuelve bien en general, pero recomendamos llevarlo acelerado ya que bajo los 2.000 RPM le cuesta partir, sobre ese régimen responde mejor. En carretera se siente un motor elástico para la plataforma. En ciudad responde bien, ya que el S30 tiene marchas largas (típico de los autos chinos), recupera bien en tercera y cuarta marchas con un mayor torque desde las 3.000 RPM. Los frenos integran discos en las cuatro ruedas, y son líneales y dosificables, todos con ABS y EBD.

DFM S30 NOBLE 1.6L: RPM POR CADA CAMBIO Y VELOCIDAD

A 120 km/h: 3.200 en 5ta; 4.200 en 4ta y 5.100 en 3era

A 110 km/h: 3.000 en 5ta; 4.000 en 4ta y 4.700 en 3era

A 100 km/h: 2.800 5ta; 3.700 en 4ta y 4.300 en 3era

A 90 km/h: 2600 en 5ta; 3.500 en 4ta y 4.100 en 3era

En general el S30 se siente un auto liviano, a pesar de no ser tan pequeño (4.502 mm de largo, 1.740 de ancho y 1.465 de alto, con una distancia entre ejes de 2.610 mm. Su peso vacío es de 1.210 kilos, para más detalles revisen la ficha técnica adjunta). En carretera va a promedios cercanos a los 120 km/h con total soltura, con un tacómetro a no más de 3.200 RPM y sin movimientos extraños, acá se nota la puesta a punto más de un sedán francés, con mucho mejor aplomo en curvas y una dirección bastante más precisa y menos asistida que en otros autos chinos.

Esta destacada estabilidad y el confort están dados por el conjunto de suspensión delantera MacPherson y trasera independiente de tipo brazo control con doble barra de torsión y barra estabilizadora. En general su comportamiento fue dócil, predecible, lineal, y siempre nos entregó buenas sensaciones. Por eso considero que el feeling de manejo de este S30 es su mayor atributo. Sobre su consumo, en ciudad logramos un consumo promedio de 11,6 km/l, siempre con una persona abordo. En carretera entre 90-100 km/l sube a 15,9 km/l.

Resumiendo, el DFM Noble tiene algunas virtudes que otras marchas no tienen, la puesta a punto de la suspensión y un funcionamiento silencioso tanto por aislación como por motor. En el resto (terminaciones y plásticos) está dentro del promedio (casi todos deficientes). Un producto equilibrado y que marca algunas evoluciones dentro de su segmento, aunque con un valor menor (un millón menos, creemos), sería todavía más equilibrado.

¿Qué te pareció el nuevo DFM S30 Noble?, coméntanos.

powered byDisqus