Chevrolet Cruze 5 1.8L 6AT LS: Una respuesta dinámica justa para un hatchback que pide más

El Cruze5 es un cinco puertas interesante, pero que se ve muy disminuido en esta versión automática por la respuesta del conjunto motor+caja 6AT. Pero para no pecar de injustos, está igualmente bien acompañado por una plataforma muy equilibrada. Precio versión probada: CLP $9.090.000...

Hace un par de meses que Chevrolet presentó en Chile su nuevo Cruze5, la versión hatchback del ya clásico sedán que desde 2009 recorre nuestras calles. Tras casi años y en esta nueva versión 2013 cuenta con un “facelift” que le entrega un aspecto más deportivo y que integra cambios en el frontal con una nueva parrilla frontal dividida y focos más alargados, que representan el renovado diseño global de la marca. Participa dentro de un nicho muy completo en donde tenemos al Ford Focus, Citroen C4, Peugeot 308, Hyundai i40, Mazda3, KIA Cerato5, Renault Megane III, entre varios más.

Es fabricado en Corea con los aportes del equipo de diseño de Chevrolet de varios países, como Estados Unidos, Alemania y Australia. Se fabrica en Corea, Rusia y Estados Unidos, ya que es un vehículo global para GM.  La nueva versión cinco puertas llega en tres configuraciones, dos con motorización a gasolina y una diésel de 2.000 cc, la cual cuenta con una transmisión mecánica de seis velocidades capaz de entregar 161 HP de potencia y 360 Nm de torque (y la más recomendable de todas).


Además suma control de estabilidad y de tracción en la versión tope de gama (para más detalles revisen la ficha técnica). Las dos versiones a gasolina vienen con transmisión manual y otra automática de seis cambios (nuestro test) y un motor de 1.800 cc, capaz de entregar 140 HP de potencia y 176 Nm de torque.  Destaquemos que este 1.8 litros es de origen Opel de 140 caballos, y lo tenemos también en el anterior Astra.

PRECIOS Y VERSIONES NOVIEMBRE 2012

Chevrolet Cruze 5 HB 1.8L 5MT LS: CLP $8.590.000
Chevrolet Cruze 5 HB 1.8 6AT LS: CLP $9.090.000 (nuestro test)
Chevrolet Cruze 5 HB 2.0D 6MT LT: CLP $11.690.000

Entre su equipamiento suma aire acondicionado, equipo eléctrico completo junto a espejos calefaccionados, control crucero al volante en todas sus versiones y un equipo de sonido con Bluetooth con control al volante y streaming de audio (incluye la nueva radio disponible para los Cruze), además de entrada USB compatible con dispositivos como iPod, ideales para estar conectados a la tecnología, y llantas de aleación de 16” en sus versiones bencineras.

Particularmente probaremos la versión intermedia con caja AT que tiene un valor de CLP $9.1 millones, denominada Cruze 5 HB 1.8 6AT LS.

Su equipamiento es amplio y es en donde destaca por sobre la competencia. Agrega aire acondicionado, equipo eléctrico completo junto a espejos calefaccionados, control crucero al volante en todas sus versiones y un equipo de sonido con CD changer y controles al volante que reproduce MP3 y tiene entrada auxiliar para dispositivos como Ipod. Además, a diferencia de la versión sedán, suma en todas sus versiones llantas de aleación de 16 y 17 en la tope de gama. Además la AT que probamos agrega sunroof eléctrico.

La versión más equipada cuenta con asientos con tapiz de cuero, además del sistema PEPS (Passive Entry Passive Start), el cual permite la apertura de puertas y encendido del motor sin utilizar una llave, gracias a sensores que facilitan su accesibilidad. En el item seguridad agrega frenos ABS en las cuatro ruedas y desde dos hasta seis airbags en su versión más equipada. Todas incluyen sensor de retroceso además de inmobilizador antirrobo.

FORMAS GLOBALIZADAS

El nuevo Cruze5 mide 4,510 mm de largo, 1,475 mm de alto y 1,790 mm de ancho. Sus nuevas líneas denotan mejoras que permiten un aspecto más deportivo, con unas formas bien marcadas. El arco que dibuja en su techo y en el portalón le dan un aspecto de coupé más que de hatchback clásico. Destaquemos en el Cruze fue el primer modelo global del gigante norteamericano, adoptando desde su creación un frontal adopta la parrilla dividida en dos partes con el logotipo más grande, que llevaron luego los modelos nuevos de la marca norteamericana.

Destaca por un frontal con carácter, bastante contundente en sus líneas y donde ganan protagonismo una parrilla que deja de ser tipo "nido de abeja", dando paso a listones horizontales negros bien marcadas, siempre con el corbatín de la marca muy destacado, además de unas nuevas  tomas de aire inferiores, dos ópticos delanteros algo más pequeños que antes pero igual de agresivos, enmarcados por unos cromados y unos focos neblineros de gran tamaño, en la línea de los últimos productos Chevrolet.

Atrás muestra un diseño quizás menos logrado que el sedán, pero si robusto que termina en un gran portalón y coronado por unas ópticas de efecto joya, con iluminación circular y con formas rectas abajo e irregulares arriba. Además tiene unas terminaciones plásticas oscuras dentro del vidrio trasero que le dan un aspecto algo particular.

ADENTRO ES COMO EL CRUZE SEDÁN, CON ALGUNAS DIFERENCIAS

El ambiente es refinado y confortable. Adentro, como en en todos los Cruze, se buscó inspiración en el confort deportivo que caracteriza a Corvette, en particular al utilizar un habitáculo delantero doble cabina para conductor y acompañante. La calidad interior es excelente (más aún considerando su valor), con materiales de buena calidad y terminaciones sobre la media con un ambiente muy confortable.

La consola central en forma de columna totalmente integrada es un elemento predominante en el habitáculo y en forma de Y con cantidad mayor de detalles cromados que en las versiones sedán.

Con este diseño se busco que el copiloto compartiera la experiencia de conducción. La simetría es constante en la consola central, con botones a cada lado, en donde destaca el nuevo display multifunción color azul, más pequeño y que integra las nueva radio disponible para el Cruze (y que luego tendrá la versión sedán) con un display más pequeño integrado en la radio con nuevas funciones como Bluetooth.

No obstante, la pantalla anterior al facelift se leía mucho mejor, además encontré que la nueva radio es algo complicada de utilizar. También destacó mucho el tacto de volante, con un tacto muy cómodo. Se mantiene la iluminación del cuadro de instrumentos del Chevrolet Cruze. Estas integran esferas rojas sobre fondo azul, rodeadas por tres círculos de plástico cromado, le dan un aspecto agradable y deportivo.

Por su parte, los asientos son muy cómodos, de tacto correcto pensados para viajes medios o largos. Existen varios espacios portaobjetos tanto adelante como atrás. Para los pasajeros de los asientos posteriores hay bastante espacio longitudinal y vertical que incluye un cómodo apoyabrazos central.

MOTOR ALGO PEREZOSO

Probamos el único motor bencinero disponible en este modelo. Se trata de una planta motriz a gasolina de 1.800 cc, capaz de entregar 140 HP de potencia y 176 Nm de torque (a 4.000 RPM), similar al que monta la línea alemana anterior de Chevrolet, como el Astra y Zafira 1.8. Está ubicado en posición transversal y con 16 válvulas DOHC y 1.8 litros de cilindrada, acoplado a una caja automática de seis velocidades (la misma del sedán). La combinación motor + caja AT de este Cruze5 hace que sea por lejos la alternativa menos recomendable de la gama.

Es en exceso perezoso al exigirlo a fondo con una caja automática lentísima, tanto al sumar como restar marcha en modo secuencial y también en directa. Para los que prueben esta versión se darán cuenta lo lento que es sobretodo en las partidas cuando se siente algo lento y pesado, lo que mejora algo en las recuperaciones. Llevándolo alto en RPM (entre 3.000 hacia las 5.000 RPM) es cuando tiene un funcionamiento algo más satisfactorio, con un exceso de sonido en el habitáculo sobre las 4.000 RPM.

Por ello decimos que tiene una respuesta dinámica en extremo justa para sus dimensiones. A promedios de 120 km/h y en sexta marcha la aguja del tacómetro va a 3.200 RPM, alto para su cilindrada. La versión automática también reduce el consumo a unos 14,1 km/l en carretera entre 100 y 110 km/h.

La suspensión no peca de ser demasiado blanda,  tiene un tacto notable (muy de auto alemán) con la dureza adecuada para un vehículo de este segmento. La configuración de la suspensión es de tipo McPherson delante y eje de torsión detrás. Además una de las características que me gustó mucho de este Cruze5 es la puesta a punto. La dirección es muy directa, comunicativa y rápida.

En definitiva el Cruze5 es un hatchback bastante interesante, pero que se ve muy disminuido en esta versión automática, ya que la respuesta del conjunto motor+caja AT es bastante insatisfactoria, pero para no pecar de injustos, igualmente bien acompañado por una plataforma equilibrada.

¿Qué te pareció el nuevo Chevrolet Cruze5 HB?, coméntanos...

powered byDisqus