BYD F0 1.0L 5MT GLXi Smart Key: Le agregan algo más de tecnología a un citycar ya conocido

Este pequeño ciudadano citadino se mantiene como una digna propuesta, tanto desde el aspecto estético, pasando un motor correcto y un interior amplio, eso sí, con algunos detalles mejorables, sobretodo considerando su valor actual. Precio versión probada: CLP $4.790.000...

BYD (marca de origen chino que es importada en Chile por Indumotora) presentó hace unos años (lanzado en 2009 como un modelo 2010) un citycar que tuvo buenos resultados en el mercado chileno, el F0. Y este es un mercado muy competitivo en la actualidad ya que con el paso de los años la oferta dentro de este segmento se fue complementando fuertemente, en donde tenemos modelos como el JAC J2, Geely LC, Chevrolet Spark, Chery iQ, Hyundai i10, Kia Morning, Suzuki Alto, Suzuki Celerio, además del próximo Changan CV2 (y que será presentando durante la próxima semana) y el Citroen C1.

Cuando hablamos del BYD F0, nos referimos a un citycar desarrollado (bueno, no tanto) y construido en China, mercado en el cual ha logrado gran popularidad, gracias a su correcta eficiencia y atractiva estética exterior, inspirada (por decirlo de alguna manera) en el trío euro-nipón Citroën C1, Peugeot 107 y Toyota Aygo. El BYD F0. A grandes rasgos destaca por su relación precio/equipamiento y por su diseño juvenil, que ya les explicaremos en detalle.


Precios Noviembre 2012 BYD F0

  • F0 Gi: CLP $3.990.000
  • F0 Gi SMART KEY: CLP $4.090.000
  • F0 GLi: CLP $4.390.000
  • F0 GLi SMART KEY CLP $4.490.000
  • F0 GLXi CLP $4.690.000
  • F0 GLXi SMART KEY: CLP $4.790.000 (nuestro test)

Llega a nuestro país en tres versiones, Gi, GLi y GLXi con y sin Smart Key (llave manos libres). Todas se diferencian entre si por el nivel de equipamiento, pero utilizan el mismo bloque de un litro y tres cilindros 998 cc con 67 HP de potencia. Según versiones (ver ficha técnica en PDF)  incluyen aire acondicionado, alzavidrios eléctricos, cierre centralizado con control a distancia, radio con CD y lector de MP3. dirección asistida, tacómetro en altura, neblineros y llantas, frenos ABS y doble airbag. En Bólido probamos la versión tope de gama, denominada BYD F0 1.0L 5MT GLXi 67 CV Smart Key, con un valor de CLP $4.790.000.

SE MANTIENE ATRACTIVO

Este pequeño compacto mide 3.460 mm de largo, 1.618 mm de ancho y con una distancia entre ejes de 2.340 mm. Las semejanzas con con C1/107 son obviamente indudables, pero también hacen que sea un compacto atractivo. A pesar de ya tres años en el mercado, logra permanecer con un diseño moderno, con un frontal corto en caída, faros irregulares de formas circulares con un doble foco. Los parachoques son integrados a la carrocería y paragolpes integrado a la carrocería. La unidad que testeamos GLXi (blanco Timo White) equipa llantas y neblineros, lo que le daban un aire más deportivo y llamativo. Por el costado es despejado de molduras, nos gusta la curvatura que forma el techo y termina en el parachoque delantero, que le otorga una línea más agresiva.

Atrás se mantiene el criterio de integrar todo el conjunto en una sola pieza, destacándose la quinta puerta de cristal que permite acceder al maletero, con los grandes faros verticales ubicados a los lados. Ahora, el especio del maletero es casi "testimonial" (bueno, es un citycar) con un espacio de 140 litros.

CÓMODO, A PESAR DE SUS DIMENSIONES

Lo que hay que destacar siempre en los citycars es su capacidad interior. Y ya el acceder al F0 es cómodo, la correcta apertura, y un alto marco superior hacen que ingresar al F0 sea muy, muy cómodo. A ello agregamos una buena altura tanto de los asientos como del auto en su conjunto. Las puertas traseras son un poco más chicas y sus ventanas tienen apertura horizontal con una traba articulada, que nos gustaría que fuera con alzavidrios, ya que los valores del F0 no son bajos, y la competencia ya los tiene (JAC J2 por ejemplo).

Los asientos son correctos, construidos con materiales de una textura firme, pero falta mucho apoyo lateral. Tienen los apoyacabezas integrados conformando una sola pieza con todo el asiento. En general la visibilidad es óptima debido a buena superficie vidriada, con el parabrisas de gran inclinación, y espejos retrovisores de un tamaño perfecto ni muy grandes, ni muy chicos (aunque son regulaciones del interior, ni eléctrica, ni manuales, otro punto negativo a mejorar. Además los alzavidrios delanteros están abajo de la consola central, muy lejos del conductor.

El panel de instrumentos no es nada original, es una copia exacta a la solución de Peugeot, Citroen y Toyota con sus 107, C1 y Aygo, sólocon una tipigrafía y fondo distintos. Consiste en un velocímetro circular, ubicado detrás del volante, que contiene en su esfera central y un cuadrante más pequeño que indica el nivel de combustible y el cuentakilómetros digital total y parcial, todo en un fondo azul. A modo de “apéndice” y mediante un soporte oblicuo, se encuentra el tacómetro.

La consola central está bien diseñada, con mejoras en las tomas de aire (ahora son circulares). Es muy simple y ergonómicamente correcta, con la radio ubicada en la parte superior. Saliendo un poco de los cánones, en el sector inferior, por delante de la palanca de cambios, se encuentran los comandos de los alzavidrios, a nuestro juicio muy mal ubicados. Un defecto de sus “hermanos” 107 y C1 era que la guantera no tenía tapa, defecto que se repite en el F0. Tiene la cantidad necesaria de lugares para guardar cosas. Las terminaciones son discretas, con plásticos simples y duros, con algunos detalles de terminaciones mejorables, como las terminaciones de algunas junturas en los plásticos de las puertas.

¿Y PORQUÉ EL SMART KEY?

Se le integró Smart Key (manos libres), básicamente por un tema de seguridad y para tener rasgos distintivos respecto a su competencia. Con ello, este compacto destacará por ser el único citycar comercializado en nuestro país con este sistema que permite abrir y encender el vehículo a través de un solo botón (y ojalá guardando el control en el bolsillo por un tema de seguridad y para que no se pierda) aumentando el nivel de confort  y seguridad.

El sistema es bastante eficiente, sólo hay que apretar el botón Start/Stop abajo de la consola, donde va generalmente la llave de contacto y listo. Con el embrague apretado se logra dar inicio al motor. Ahora, si eventualmente le roban el auto, el ladrón podrá escapar con su auto pero nunca hacerlo partir de nuevo. En rigor, el sistema más eficiente de los Smart Key son los que se bloquean rápidamente al detectar el sistema que la llave manos libres está lejos del auto, sistema que no integra esta F0.

UN BUEN MOTOR TRES CILINDROS
El modelo incorpora una planta motriz DOHC de 998 cc, capaz de desarrollar 67 HP de potencia a 6.000 RPM y un torque de 90 Nm a 4.000 RPM. Al encenderlo se escucha un sonido algo fuerte (aunque con mejoras en la insonorización versión las primeras unidades de 2009), particularmente en la parte de atrás.

El auto es liviano y es relativamente ágil desde cero, aunque tiene un pedal de embrague muy nervioso (ahora, ese puede ser un problema de nuestra unidad de pruebas). Tiene un impecable comportamiento en el tránsito urbano, sobretodo por su facilidad para maiobrar y su radio de giro (4,9 metros). Genera una agradable sensación de libertad su agilidad en las salidas y la notable maniobrabilidad. Sus 67 CV de potencia y el torque de 90 Nm disponible a 4.000 rpm son fundamentales para alcanzar ese buen rendimiento. Lo probamos en ciudad y carreteras urbanas con un consumo de 15,4 km/l en ciudad y de 20,5 km/l en carretera.

Uno de los defectos que se le mejoraron al F0 es el tacto de la caja, antes muy poco precisa. Ahora cuenta con un notorio avance, lo que permite pasar los cambios de una manera más suave y bien escalonada. Transitando por calles irregulares, se siente un vehículo sólido. No hay golpes, sacudidas ni ruidos fuertes, con una equilibrada suspensión. Y al salir a las carreteras urbanas, también es un auto agradable, desarrolla sin problemas una velocidad crucero sobre 120 km/h (a 4.100 RPM) y responde con agilidad para su pequeño motor cuando hay que realizar adelantamientos.

Ahora, si lo quiere llevar cargado con dos o tres personas. En pendientes pronunciadas se siente que es un motor pequeño, con una pérdida de impulso que hace preciso buscar tercera, segunda y hasta primera velocidad.

En suma, este BYD F0 se mantiene como una digna propuesta. Tanto desde el aspecto estético, pasando un motor correcto y una relación precio equipamiento interesante, con algunos detalles mejorables, considerando su valor actual, sobretodo en la versiones más altas que ya superan por sobre los CLP $4.5 millones.

¿Qué te pareció el nuevo BYD F0? Smart Key, coméntanos...

powered byDisqus