Ford Escape 2.0 Ecoboost 237 CV SE AWD: Líder de la nueva generación de crossover compactas

La totalmente renovada Escape 2013 es la evolución total para Ford. Se conjugan factores como una buena calidad de materiales, una plataforma rígida y eficaz y por sobretodo un motor excelente, versátil, y adrenalínico. Precio versión probada: CLP $15.590.000...

Hace algunos meses que fue presentada en Chile la nueva Ford Escape 2013, el cuarto modelo global de la compañía que ahora aterriza en el país. Llega completamente renovada con importantes innovaciones en diseño, motorización y tecnologías de seguridad y conectividad. Este crossover tiene un largo recorrido y compite directamente con la nueva Honda CR-V, Hyundai Tucson, Mazda CX-5, Jeep Compass, KIA Sportage, el futuro Peugeot 4008, y Renault Koleos entre varios otros.

En Bólido tuvimos la oportunidad de probar el modelo tope de gama, denominado Escape 2.0L Ecoboost 237 CV SE  AWD con un valor de CLP $15.590.000, modelo que se complementa con dos versiones 4x2 con motores Ecoboost y una de estrada 2.5L aspirado. Esta nueva Escape se beneficia de una serie de tecnologías que probablemente la coloque en una buena posición de ventas dentro de su segmento. Algunas de estas novedades son el nuevo motor 2.0 Ecoboost y el MyFord Touch que es una evolución del SYNC, entre muchos otros y que ya les detallaremos.


PRECIOS Y VERSIONES FORD ESCAPE 2013:

  • Escape 2.5L 170 CV “S”. (CLP $13.670.000): Incluye tracción 4x2 y motor de 2,5 litros y 170 HP. Cuenta con una transmisión automática de 6 velocidades y elementos como asistencia electrónica de dirección (EPAS), llantas de aleación de 17 pulgadas, aire acondicionado, frenos ABS, asistencia electrónica de frenos (EBA), 7 Airbags incluyendo uno de rodilla para el conductor, Control Crucero, Roll Stability Control, Control de Curvas, copia de llaves My Key, 6 parlantes, sistema Sync, barras de Techo y cobertor de carga.
  • Escape 2.0L Ecoboost 237 CV “SE” con tracción 4x2 (CLP $14.590.000): Suma a la versión anterior: Entry Keypad y alarma.
  • Escape 2.0L Ecoboost 237 CV "SE" 4x4 (CLP $15.590.000 y la versión que probamos): Agrega 4WD inteligente, climatizador, Trailer Sway control y My Ford touch con pantalla de 8” con Navegación.

UNA HISTORIA DE MÁS DE 10 AÑOS

Escape, el SUV compacto de Ford -y que técnicamente es un crossover- hizo su debut en el año 2000 como modelo 2001. El Escape que empleaba una plataforma CD2 desarrollada conjuntamente con Mazda (para su modelo Tribute), llegó para competir contra exponentes principalmente japoneses como Toyota con una propuesta de manejo muy parecida a la de un auto gracias a su chasis monocasco, suspensión independiente en ambos ejes y dirección de piñón y cremallera. La Escape de primera generación a diferencia de sus hermanas mayores, Explorer y Expedition era más liviana, cómoda y con una mejor calidad de manejo debido a sus dimensiones.

Ya en en el 2008 se presentó la segunda generación, que empleaba la misma plataforma que el modelo anterior, optando por un diseño más cuadrado y alineado al resto de los SUVs de la familia Ford e incorporando además tecnologías como el ESP. Un año después ganó el motor 2.5 litros de 170 caballos (que de hecho lo trae una versión de la nueva generación), caja automática de seis velocidades, pantalla central que integraba el sistema de info–entretenimiento activado por voz SYNC.

Ya en el marco del Salón de Los Ángeles de 2011, Ford presentó la tercera generación de la Escape que llega al mercado chileno como modelo 2013, empleando ahora la plataforma del Focus y convirtiéndose en un SUV compacto global ya que en Europa remplaza al Kuga para así convertirse en el mismo producto tanto fuera como dentro del Viejo Continente. A grandes razgos destaca desde un comienzo por su renovada imagen exterior que le entregan sus nuevas líneas más estilizadas y modernas, muchas de ellas herencias del crossover europeo Kuga, con el cual se fusionó para dar vida a esta nueva Escape.

UN DISEÑO MÁS AGRESIVO Y NUEVO

La tecnológica y renovada Ford Escape 2013 ofrece un diseño totalmente nuevo. Además es el cuarto vehículo que surge de los programas globales de la compañía, lo que implica que este modelo es casi idéntico en todos todos los mercados, con un 80% de partes comunes en todo el mundo. Este desarrollo es parte de la estrategia global ONE Ford. Y al estrenar plataforma por primera vez en 12 años, la Escape tiene ahora 4.523 mm de largo (antes 4.442 mm),1.840 mm de ancho (antes 1.806 mm) y 1.684 de alto (antes 1.724 mm).

Como seguramente varios de nuestros lectores ya saben, la nueva Ford Escape toma su inspiración del actual crossover europeo Ford Kuga. En una primera mirada trasciende su inspiración en la filosofía del Kinetic Design global de la compañía y que ha marcado un sello para la renovación total de Ford. Su nueva parrilla es mucho más grande y agresiva, sus líneas del techo más marcadas y una línea lateral elevada con Kick up posterior, le dan una deportividad mayor, sobretodo en la parte trasera, con dos grandes escapes que refuerzan su estilo deportivo-crossover.

Más en detalle y contrastándola frente a lo que entregaba en anterior Ford Escape, este sin duda es más rompedor, más agresivo. Adelante encontramos un perfil bastante más agresivo, mucho más "afilado" con una pequeña zona vidriada que lo hacen ver más crossover y menos SUV, similar a lo que presenta su hermano menor, el Focus y Fiesta. También destaca el capó con dos pliegues bien esculpidos. Atrás dos grandes ópticos horizontales resaltan el aspecto deportivo del conjunto, acompañados por un gran portalón que integra en la parte inferior dos escapes cromados, que nos refuerzan el concepto que estamos ante un crossover de rendimiento deportivo.

ADENTRO TIENE EL ADN DE LOS NUEVOS FORD

El nuevo interior del Ford Escape 2013 (que es tremendamente parecido al del Focus actual) y que ha evolucionado años luz en comparación con su predecesor, no sólo se trata del diseño sino que la calidad de materiales y ensamble así como la incorporación de todos los gadgets existentes hacen de esta cabina una experiencia totalmente distinta a lo que estamos acostumbrados en el segmento. Acá integra un tablero de instrumentos que orienta todos sus mandos hacia el conductor.

Destaca el sistema de audioSync y My Ford (los mismos de la nueva Explorer y Edge, de hecho el display es muy similar). Esta tecnología de comunicaciones y entretenimiento puede ser activado por voz que permite operar fácilmente los productores de MP3 y teléfonos con Bluetooth. Además cuenta con sistema de audio AM/FM, CD/ MP3, con entradas auxiliar, 6 parlantes y control de volumen sensible a la velocidad.


Además se puede controlar desde la botonera ubicada en el volante o directamente desde la pantalla. Esta es touch y funciona perfecto aunque algunos íconos son muy pequeños y cuesta encontrarlos, ya que están ubicados en los extremos de la pantalla.

En todo el interior nos encontramos con un diseño muy mejorado respecto del modelo anterior. Resalta la consola central con toques color aluminio y con una gran radio Sync Ford de fábrica que le da un toque de calidad. Apreciamos mucho menos abundancia de botones que en las versiones más básicas (debido a que la pantalla es touch y simplifica la cantidad de botones) que en un inicio son complicados para acostumbrarse, pero con tiempo lo logrará ya que además se pueden manipular desde el volante o en la consola central, facilitando mucho la interacción con los diferentes sistemas y haciéndola bastante ergonómica.

Por su parte, los asientos en dos tonalidades de tela son comodísimos, ofreciendo excelente nivel de soporte lateral, además tienen la dureza justa, además de una rigidez perfecta. Asimismo el espacio de carga es de 971 litros, mientras que el mecanismo para plegar los asientos y conseguir un buen espacio plano de hasta 1,928 litros no requiere de ningún esfuerzo y es fácil de utilizar.

Revisando el resto de la consola veremos un despliegue interminable de botones, pulsadores, manillas, perillas, de todo. Sin duda este nuevo Escape está pensado para esos amantes de la tecnología en donde encontrará más y más botones en un entorno moderno, que puede ser un aspecto importante a la hora de tomar decisiones de compra.

El diseño del panel central es uno de sus mayores atractivos, con dos grandes esferas y el computador a bordo multicolor en el centro, la lectura es fácil para el conductor. Ahora bien, el diseño de los controles de la radio en el volante (revisar fotos), podría haber sido mejor diseñadas, son muy grandes.

En general el diseño interior es muy similar al nuevo Ford Focus y Fiesta con mejoras en las terminaciones sobretodo abajo de la radio, en donde encontramos un sistema de climatización (muy parecido al Focus) y que es muy intuitivo y silencioso de funcionamiento.

Respecto al habitáculo en general, como buen crossover tiene espacio para cinco ocupantes adultos. Por su parte, la visibilidad es correcta, y menor hacia los costados debido a una superficie vidriada que pudo ser mayor, lo que se ve reducida debido a las formas más agresivas de esta nueva Escape. Es fácil de encontrar con regulaciones en altura con un asiento que tiene muy buen acolchado y sujeción.

Los retrovisores exteriores grandes (lo que se agradece) de una buena visibilidad y elimina prácticamente los ángulos ciegos debido a un pequeño espejo integrado en un costado superior del de mayores dimensiones. Las plazas traseras tiene buen espacio tanto en alto, ancho y algo menos en largo.

INYECCIÓN DIRECTA + VÁLVULAS VARIABLES Y TURBO =  SATISFACCIÓN GARANTIZADA

El potente motor Ecoboost de 2.0 litros llega en dos de sus versiones (la de entrada integra el clásico 2.5 litros, 4 cilindros de 170 caballos y que tenía la anterior generación). Este nuevo propulsor permite alcanzar 237 HP de potencia y 338 Nm entre 1.750 a las 3.000 rpm de torque al eje delantero a través de una transmisión automática de seis cambios. Combina las tecnologías de inyección directa de combustible, turbocargadores y eje de levas de distribución variable para proporcionar aún más kilómetros por litro, logrando un rendimiento de hasta 13,2 km/l en carretera, homologado por la fábrica. Nosotros conseguimos 12,6 km/l en carretera y de 8,5 km/l en ciudad.

La caja de cambios cuenta con un nuevo convertidor de torque para una mejorada sensación al conducir, además de los pasos de marchas más suaves. La transmisión automática es sumamente suave (automática de seis marchas con opción secuencial y opción deportiva) y aprovecha muy bien la curva de par que ciertamente hay que mencionar, gracias a que se trata de un motor turbo es muy plana, hay una clara ganancia en refinamiento al haber optado por esta transmisión en lugar de la Powershift de doble embrague, sobre todo en bajas velocidades. Además se mejoraron los radios de giro para una sensación balanceada al manejar en cualquier situación.

Tras el volante este Ford Escape de tercera generación es una experiencia totalmente diferente a su predecesor. Lo primero que notamos al rodar unos cuantos metros es el excelente aislamiento acústico, no se filtraron ruidos del viento, de rodado o de las imperfecciones del camino, aún rodando a altas velocidades. Además la dirección tiene un buen feedback , responde rápido y bien.

El nuevo motor de 2.0 litros Ecoboost es notable, prácticamente no hay retardo en la entrega de potencia por el turbo (turbo lag) y el torque de 338 nm está disponible desde muy bajo régimen, lo que realmente sorprende. Es a mi juicio uno de los mejores motores de su segmento, muy superior a su competencia, los que en su gran mayoría tienen bloques aspirados o con turbos de menor potencia, este es el gran plus de la nueva Escape.

Siempre desde un inicio, y sólo al pisar un poco el pedal de acelerador nos deja saber que tiene potencia de sobra para cualquier circunstancia que se pueda presentar, rodar a ritmos alegres es ahora todo un placer gracias a la contundente entrega de potencia que ofrece. Además el chasis es sumamente rígido y con buen balance entre comodidad y manejo deportivo. Tiene un andar muy de crossover europeo, menos "americanizado" y más logrado que la anterior generación que se sentía como un SUV clásico, muy cuadrado y poco emocionante. Este 2013 es un producto más refinado y moderno en el que por sobretodo destaca su calidad de rodado.

En carretera permite ir a velocidades altas sin problemas. La capacidad para trazar líneas rectas y curvas está muy bien lograda, con una suspensión a medio camino entre una áspera y confortable, y que está muy bien equilibrada. Por su parte, los frenos responden correctamente, con bastante contundencia en frenadas violentas. Ello se debe en parte a que nuestra versión full sumaba el sistema Curve Control que proporciona un frenado optimizado por cada rueda individual cuando un conductor entra a una curva muy rápido y aplica presión de frenos para estabilizar el vehículo, además de la asistencia electrónica de frenos (Electronic Brake Assist).

Resumiendo esta prueba de la Escape 2013, la situaremos como una evolución total para el segmento y también para Ford. Se conjugan factores como una buena calidad de materiales, una plataforma rígida y eficaz y por sobretodo un motor excelente, versátil, y adrenalínico. Muy recomendable para quienes busquen un crossover moderno, no tan llamativo y que llevará a sus compradores a situarse en la punta de su segmento... por lo menos por ahora.

¿Qué te pareció la nueva Ford Escape 2013?, coméntanos.

powered byDisqus