Porsche Boxster S 3.4L PDK7: Tan mejorado que no echará de menos a sus hermanos mayores

En este "Baby Porsche" el fabricante alemán logró en esta nueva generación un auto adrenalínico y muy entretenido de conducir. Además, ahora, y más que nunca, puede ser un auto de uso diario. Precio versión probada: USD $94.900...

Pocas son las oportunidad de probar un biplaza convertible, y menos si se trata de un Porsche. Personalmente no había probado un Boxster nunca, a pesar que no es tan nuevo en el mercado. Este modelo nació hace casi 20 años en el Salón de Detroit de 1993 (el 1996 sale a la venta) en la generación 986, posteriormente cambió hacia fines del año 2000 (987), y tuvo una larga vida con varias mejoras hasta la que presentaremos ahora en Bólido, la reciente generación 981. En esta nueva entrega integra por sobretodo varios cambios, entre ellas mejores prestaciones, un diseño aún más deportivo, más rapidez y un mayor ahorro de combustible, además es el Boxster más adaptable para uso diario.

El primer Boxster fue inspirado en dos modelos emblemáticos de la casa alemana, el 550 Spyder y el RS 60 Spyder. Su gran característica era su motor central, muy estable y fácil de manejar y en poco tiempo se transformó en el número uno en ventas de roadsters, ganando incluso varios premios internacionales. Recordemos que este roadster participa dentro de un nicho de mercado muy acotado, en donde tiene rivales como el nuevo Mercedes SLK, el Audi TT Roadster o el BMW Z4, mucho más no hay. A Chile llega en dos configuraciones, Boxster (USD $73.900, antes USD $69.900) y la que tuvimos de probar brevemente en el lanzamiento (por cerca de 200 kilómetros, el Boxster S PDK7  (USD $94.900, antes USD $89.900).


Los dos tienen un motor de seis cilindros bóxer, aunque el normal es un 2.7 (pierde 200 cc, pero gana 10 CV) de 265 CV y el mayor un 3.4 (permanece como hasta ahora) con 5 CV más, ya que pasa a 315 CV. Además se redujo el consumo en un 15% en ambas motirizaciones con respecto a los Porsche 987. Además el nuevo Porsche Boxster 2013 reduce su peso hasta los 1.310 kg para los modelos 2.7 y 1.320 para los 3.4 (la caja PDK añade 30 kg), con lo que son los más livianos del segmento.

Incorpora las mismas novedades que la del Porsche 911 (991), como la caja PDK. Destaquemos que  esta caja de embrague es una evolución de la caja de embrague utilizada para la competición y que sustituye el actual cambio automático Tiptronic S. El nuevo cambio dispone de siete velocidades y consta de dos unidades de transmisión que ajustan respectivamente la fuerza de tracción por medio de un embrague independiente.

Y el evolución es notable, con esta caja PDK, el Boxster S pasa en 4,8 segundos a 100 km/h y en el caso del modelo Boxster necesita de 5,5 segundos para hacer lo mismo. A su vez el consumo de combustible es menor: 8,9 litros cada 100 kilómetros en caso del modelo básico y 9,2 l/100 kms (11 km/l mixto) en el “S”.

Llega con una tecnología completamente inspirada en el modelo Carrera, posee una mayor distancia entre ejes y es más bajo. Además es amigable con el medioambiente (-16% CO2), utiliza mayor cantidad de aluminio en la construcción de su chasis, lo que lo hace más liviano (-35 kg.) lo que logra reducir el consumo de combustible y lo transforma en el deportivo más ligero de su categoría. Además cuenta con un diseño exterior que también lo distingue y da cuenta de una elevada aerodinámica, en lo que destaca la reducción del levantamiento del eje delantero y un nuevo spoiler (automático sobre los 80 km/h) en el eje trasero.

LA TOMA DE CONTACTO

Partamos por sus líneas. Básicamente los cambios estéticos del nuevo Boxster S se aprecian más desde adelante. Aquí vemos nuevas tomas de aire más grandes, las ópticas con leds integrados, que ahora tiene focos más verticales y menos ovalados que hacen que desde el frontal se destaque más su deportividad, y se vea más "masculino". El parabrisas se desplazó 10 centímetros  hacia adelante por la parte central, con lo que se gana espacio en el habitáculo y se ha curvado aún más, como en los autos de carreras de Le Mans.

De costado sí se nota más ancho. Suma las barras antivuelco atrás de los apoyacabezas con un difusor de aire integrado (bastante bueno cuando se va descapotado). Además integra dos grandes tomas de aire (antes una) y atrás hay cambios más sutiles (con nuevas ópticas) con tecnología led. Acá encontramos dos escapes centrales y un spoiler retráctil que le hace ver más ancho y menos alto. Suma además una pequeña maletera de unos 150 litros (como para dos bolsos medianos) y adelante otra de 180 litros (para unos tres bolsos).

En el interior el nuevo Boxster ha sido diseñado para entregar el mayor confort durante la conducción, inspirado en el modelo GT, destacando la corta distancia entre el volante y la caja de cambios. Destaca a su vez, la pantalla VGA multifunción de 4,6 pulgadas, que aparte de ofrecer las funciones más importantes del computador del auto también muestra, por ejemplo los mapas del PCM (Porsche Communication Management).

Otras de sus características especiales y diferenciadoras del nuevo Boxster es que abre y cierra su techo eléctrico en sólo 9 segundos, posee un menor ruido interior, viene integrado con un climatizador bi-zona, y cuenta con dos tecnologías exclusivas de Porsche: PDLS (Porsche Dynamic Light System) y Park Assist with Top-View (Trasero y delantero).

Como en el nuevo 911, en este Boxter los diseñadores de Porsche crearon un interior derivado del Porsche Carrera GT. El piloto ahora queda aun más integrado con la cabina gracias a una consola central más elevada y una palanca de cambios también en una posición mucho más cerca del volante. El interruptor de encendido está ubicado a la izquierda (como siempre fue en Porsche), y el tablero agrupa tres marcadores circulares, uno de ellos es una pantalla multifuncional de alta resolución, que permite realizar más de 75 configuraciones de acuerdo a las necesidades del conductor. Una novedad en un display digital es que en combinación con el Sport Crono, el sensor de fuerzas-G nos permite conocer las fuerzas a las que ha sido sometido el Boxster 2013.

Pero adentro, en su cabina, es en donde se aprecia todos los cambios, toda la tecnología aplicada. Acá se buscó un nuevo lenguaje de diseño al estilo Panamera, aunque apreciamos un cierto exceso de botones (quizás a algunos les gustará así). Ahora hay que decir que las terminaciones y posiciones de los mandos son notables, y un gran salto respecto a los anteriores 911, sobretodo en los detalles del tablero, calidad de audio, equipamiento, posición y regulaciones del asiento, etc.

Y lo que encuentro clave, es que es el esta generación un auto más para uso diario que nunca, y por ello hay más lujo y comodidad que nunca. Por ejemplo, los asientos son mejores y con innumerables regulaciones, hay insertos de aluminio en todo el tablero, la consola tiene una notable pantalla táctil de 4.6 pulgadas (la misma del Cayenne y del Panamera) con sistema touch y audio Bose como equipo de norma, entre miles detalles de equipamiento más.

 MUCHA ADRENALINA

Sobre su motor, el Boxster S integra el nuevo motor Boxer de 3.4 litros on el que genera 315 hp (y que es 35 caballos menos que el mismo motor integrado al Porsche 911 Carrera) y logra un rendimiento promedio homologado por fábrica de 11 km/l. Las versiones disponibles en el mercado chileno acomplan una caja PDF de siete velocidades, es decir automática de doble embrague. Las paletas de cambio montadas detrás del volante nos permiten manipular a placer los cambios, que son casi instantáneos, que son realmente una delicia, pero creo que a algunos les costará acostumbrarse a los cambios ya que suma los "+" y "-" a ambos lados del volante, pero es cosa de práctica.


El nuevo motor sorprende la excelente respuesta que entrega bajo cualquier régimen, es adrenalínica la adición de la inyección directa, así como sus otras modificaciones han hecho en este motor. Incluso con el botón en Sport + el sonido del motor que pasa al habitáculo se multiplica. Recordemos también que existen 3 modos de conducción, el “Normal” en donde los cambios son suaves y se realizan a bajo régimen de giro, modo que utilizamos sobretodo en carretera, con un claro énfasis en el consumo y confort. Lugo oprimimos el botón “Sport” y ahí los cambios pasaron con mayor rapidez, a mayor régimen y la dirección se endureció. Luego, y por último en el modo “Sport Plus” el Boxster S realmente se transformó en un deportivo más radical, haciendo los cambios de manera violenta e instantánea.

Pero si usted es un conductor "más tranquilo", también está la función de “Planeo” que en combinación con la caja Porsche Doppelkupplung (PDK) les permite a los Boxster S “navegar con tranquilidad por el asfalto”. Planeo significa rodar sin fricción con el motor desembragado. Si el conductor desea dejar rodar el vehículo por un trayecto determinado y retira el pie del acelerador, por ejemplo antes de entrar en una zona urbana, el motor se desembraga automáticamente y se mantiene en régimen de ralentí. Lo probamos en carretera y funciona muy eficientemente. Es casi imperceptible y es similar a cuando conducimos un auto con caja mecánica y cuando oprimimos el embrague se desconecta la caja del motor. También integra la función start-stop (en todos los modelos y es casi imperceptible y muy rápida)

Los exigimos a fondo a fondo y sorprende su apoyo en curva, ya que el tren posterior se descoloca muy poco, en realidad casi nada. El ajuste de suspensión y balance permiten que el auto encuentre su encause prácticamente solo. Es un biplaza que permite ir rápido con total control, incluso para pilotos no tan expertos.

Además el nuevo Boxster integra la nueva dirección que es de asistencia eléctrica, en lugar de hidráulica. Esta responde muy rápidamente y tiene un feeling con el conductor bastante alto, haciendo olvidar ese típico defecto de este tipo de direcciones, que tienen poco tacto con el conductor y están excesivamente sobreasistidas, pero ese no es el caso.

En suma, este nuevo Boxster S hará que sus potenciales clientes olviden que están en el modelo de entrada de los deportivos de Porsche. Acá el fabricante alemán logró en esta nueva generación un auto adrenalínico y muy entretenido de conducir. Además, ahora, y más que nunca, puede ser un auto de uso diario, pero eso si, evite activar el modo Sport Plus que lo transformará en un real y pistero deportivo biplaza.

¿Qué te pareció el nuevo Porsche Boxster?, coméntanos.

powered byDisqus