Bitácora de un viaje extremo: Nueva camioneta Mazda BT-50 supo conquistar el fin del mundo

Tres días en el extremo sur del mundo, más de 1.200 kilómetros. No podía haber un lugar más ideal para probar las bondades de la nueva generación de la notable Mazda BT-50. Manejamos la versión tope de gama que integra un interesante 3.2D de casi 200 caballos. Acá nuestra bitácora del viaje...

Son recién las 3:00 AM del pasado 21 de agosto y suena el despertador. Ganas de despertar sobraban ya que pronto llegaría el transfer que me llevaría al aeropuerto. Había llegado el gran día para inciar la travesía hacia el Fin del Mundo, hacia Punta Arenas y Tierra del fuego, en un largo periplo que constaba de varias aventuras en tres días de expedición abordo de la nueva camioneta Mazda BT-50 2013, invitados por Mazda Derco.

Ya en el aeropuerto nos esperaba el grupo de una decena de medios especializados chilenos para tomar luego el vuelo 287 LAN (el de las 6:30 AM) rumbo directo a Punta Arenas, en donde comenzaría todo. Y luego de unas tres horas de viaje llegamos al Aeropuerto Carlos Ibáñez Del Campo en Punta Arenas, en donde nos esperaba un minibus para dejarnos en el Hotel Enjoy, primera parada de la travesía. Estuvimos el día completo, almorzamos y luego partimos a recorrer la ciudad. Nos esperaba un día despejado (con unos 2º sobre cero pero con un viento helado que hacía bajar la sensación térmica a unos -5º, ¡brrrr!, y eso que llevábamos ropa térmica).

Luego de recorrer la Plaza de Armas de Punta Arenas, que es muy hermosa y típica, y que destaca principalmente por tener en su centro una escultura en honor al navegante Hernando de Magallanes, descubridor de estas tierras. Para los que visitan la ciudad, es un paseo casi obligatorio (como también besarle el dedo del pie al indio de la escultura, un clásico).

Luego, caminamos unas 10 cuadras hacía el norte por Avenida Bulnes hacia la escultura "El Ovejero". Está emplazada cerca de una larga plaza de arboles centenarios y al centro del bandejón central de Av. Bulnes, y es una figura a escala humana tiene un gran valor simbólico para los puntarenenses. La obra se realizó gracias a la iniciativa del General Ramón Cañas y adquirió forma de las manos del artista Germán Montero Carvallo (no, no es mi pariente). El hábil creador se inspiró para dar forma al monumento, en los versos del vate magallánico José Grimaldi Acotto, que en parte dicen:

“No es el gaucho de la pampa,  ni el “cow boy” de la pradera, ni es el huaso, ni es el charro, el ovejero de mi tierra”

Fue inaugurado oficialmente en la mañana del viernes 18 de febrero de 1944 bajo la mirada del Presidente de la República, Juan Antonio Ríos, del alcalde Carlos Turina Blazina, del donante Francisco Campos Torreblanca, el poeta Grimaldi. Luego volvimos caminando al hotel, momento en que nos nevó levemente.

Más tarde (a las 14 hrs) fuimos a la presentación de la camioneta en la sucursal Recasur de Derco, en donde vimos todos los detalles técnicos y comerciales. Más tarde, a eso de los 19 hrs partimos a conocer el mítico Kiosko Roca, recientemente elegida como la mejor picada de Chile. Un clásico que no podíamos dejar de visitar (y que estaba a dos cuadras del hotel). Comimos, y como no, un rico pan con pasta de chorizo y una notable lecho con plátano (para que se hagan una idea lo sirven en una pequeño pan con algo de mayo y tiene un valor de $350. La leche con plátano vale como $400, muy barato y además bastante rico).

Luego en la noche una comida en Sotito's Bar, un restaurant clásico del lugar, y luego fuimos a descansar al hotel para prepararnos para el largo y esperado viaje que nos esperaba.

DÍA 1: RUMBO A TIERRA DEL FUEGO Y LLEGADA AL LODGE

6:30 AM miércoles 22 de agosto: Tomamos desayuno muy, muy rápido porque en menos de media hora después teníamos que partir en la vanhacia la sucursal Recasur en donde estaban las cuatro camionetas (tres 3.2L full y una 2.2L mecánica DXL y preparadas con neumáticos Hankook con clavo para esta aventura extrema).

Me tocó ir todo el viaje con los amigos Eduardo "Walo" Frías, el periodista de Tacometro TV, Felipe Ogrodnik y el gerente comercial de Mazda, Nicolás García. Los cuatro nos dirigirnos hacia el cruce a Porvenir (tres horas en Ferry) pero este finalmente partiría más tarde así que tuvimos que manejar por unos 200 kilómetros hacia el Estrecho de Magallanes, lugar en donde parte otro ferry hacia Tierra del Fuego, con un trayecto más corto, de menos de treinta minutos.

Salimos del Ferry cerca de las 11 AM, con una primera parte por caminos pavimentados (en buen estado) en donde pudimos apreciar más en detalle el comportamiento del modelo BT-50 4x4 3.2 SDX HI (CLP $ 18.990.000 + IVA). Tras unos 200 kilómetros llegamos a Cerro Sombrero, pequeño puedo que nació debido a la explotación de petróleo y que lleva vigente por unos 60 años. Visitamos el "Monumento al Trabajador del Petróleo", lugar en donde paramos unos momentos para un pequeño brunch en el camino.

Auduvimos por unos 200 kilómetros más rumbo al  Tierra del Fuego Lodge, un hermoso lugar en el que llegan casi puros extranjeros a descansar y desconectarse de todo (son seis cabañas que apenas tienen dos horas de eléctricidad al día, sin teléfono, internet, TV; nada). Ahí nos quedamos dos días y fue nuestro centro de operaciones. Nos instamos, comimos en la noche junto a todo el grupo (en total unas 15 personas). Nos esperaba el otro día una larga jornada de manejo por todo Tierra del Fuego hacia el sur, en específico hacia el Parque Nacional Karukinka, Lago Deseado y Lago Fagnano.

DÍA 3: RUMBO AL EXTREMO SUR DE LA ISLA

7:30 AM 23 de agosto de 2012: El Lodge Tierra del Fuego está a 400 kilómetros al sur de la isla, por lo que ya está inmersa dentro del cordón montañoso de la Cordillera de los Andes (aunque acá las alturas son míminas, eso si todo está nevado en esta época). Las condiciones son tan extremas en la mayoría del año que el lodge abre entre octubre y abril).

Partimos y acá es donde pudimos disfrutar más la estabilidad de la camioneta, ya que andimos casi siempre sobre nieve, algo de barro, tierra, gravilla, y en donde los neumáticos con clavos nos sirvieron muchísimo para el agarre de la camioneta. Puntualmente acá es donde encontré que probamos mejor estaa renovada y estilizada nueva camioneta del fabricante japonés.

PERO ANTES DE LA PRUEBA, LES CONTAMOS SUS CARACTERÍSTICAS

Desde el Tierra del Fuego Lodge centraremos el comportamiento dinámico de la nueva Bt-50. Partamos por sus características. Esta nueva camioneta llega a Chile fabricada en Tailandia en su segunda generación, con dos configuraciones 4x2 y cuatro con tracción 4x4, todas doble cabina, con variaciones en el equipamiento. Los motores disponibles son un 2.2 litros de 147 caballos (que reemplaza al 2.5 litros diesel de 141 caballos). Además de una versión tope de gama automática con motor 3.2 litros, cinco cilindros y 197 caballos (la que mayormente probamos. La garantía es de 3 años ó 110.000 kilómetros, lo que ocurra primero. Por su parte, la primera mantención a los 10.000 km y revisiones periódicas cada 10.000 km (costos aún no definidos).

La competencia está entre la nueva Volkswagen Amarok, Mitsubishi L200, Ssangyong Actyon Sports, Toyota Hi-Lux, Ford Ranger, Nissan Navara y Honda Rigeline, entre otras. Cabe destacar que la BT-50 ha logrado colocar en el mercado chileno cerca de 8.200 unidades desde su lanzamiento en 2006. En Chile, Mazda ha vendido más de 30.000 camionetas de una tonelada de carga útil, y en 1987 fue la primera marca en vender pick-ups equipadas con motor diesel.

PRECIOS MAZDA BT-50 2013 SEPTIEMBRE 2013

BT-50 4x2 2.2 DX: $ 12.990.000 + IVA
BT-50 4x2 2.2 SDX: $ 13.990.000 + IVA
BT-50 4x4 2.2 DX: $ 13.990.000 + IVA
BT-50 4x4 2.2 SDX: $ 14.990.000 + IVA
BT-50 4x4 2.2 SDX HI: $ 15.990.000 + IVA
BT-50 4x4 3.2 SDX HI: $ 18.990.000 + IVA (nuestro test)


La nueva BT-50 mide 5.373 mm de largo, 204 mm más que la generación anterior del modelo, convirtiéndose en la pick-up más larga del segmento. Además, dispone de 3.220 mm entre los ejes, tanto en la versión 4x2 como 4x4. Respecto de las otras medidas, mide 1.850 mm de ancho y 1.821 mm de alto, siendo 135 mm y 59 mm más grande que la anterior, respectivamente. Además tiene 236 mm de altura libre desde el piso, hasta 800 mm de capacidad de vadeo (600 mm en la versión 4x2), y ofrece ángulos de aproximación de 28,2° en ataque, 26,4° en salida y 25° en el ángulo ventral.

Debido a estructura con chasis reforzado, la All New Mazda BT-50 ofrece una capacidad de carga de 1.068 kilos, siendo uno de los dos modelos del segmento que carga más de una tonelada. Su compartimento de carga es uno de los más funcionales, gracias a un largo de piso de 1.549 mm (19 mm más que la generación anterior), un ancho de 1.560 mm (más 104 mm) y una altura de caja de 513 mm, siendo estas dos cifras las mayores del segmento. Con estas medidas, el volumen máximo de carga es de 1.214 litros, el mayor entre sus competidoras. La caja incorpora una estructura doble en paredes y puertas, un cubre pick-up de fábrica y seis ganchos para amarrar la carga.

LAS DOS NUEVAS MOTORIZACIONES

Suma dos nuevas motorizaciones. El primero es un bloque de cuatro cilindros, 2.2 litros, con inyección por sistema common-rail y turbo de geometría variable, que genera 147 HP de potencia a 3.700 rpm y un torque de 375 Nm entre 1.500 y 2.500 rpm. Este motor reemplaza al conocido 2.5 litros con 140 Hp. El segundo es un bloque de cinco cilindros en línea, turbo e inyección common-rail, y 3,2 litros, que eroga 197 caballos a 3.000 rpm y un par motor de 470 Nm entre 1.750 y 2.500 rpm.

Hay que destacar que ambos motores cuentan con tecnología Euro IV, lo que se traduce en menores emisiones de contaminantes que los motores Euro III anteriores, y vienen asociados a una transmisión mecánica de seis velocidades y, en el caso del motor 3.2, a una caja automática de seis velocidades. La nueva BT-50 se venderá en versiones con tracción trasera o con un sistema 4WD electrónico, con posiciones 2H, 4H y 4L, y un diferencial trasero bloqueable electrónicamente.

Al desarrollar la All New BT-50, Mazda partió desde cero, buscando diseñar una camioneta que conquistara a los amantes de los autos y les hiciese sentir orgullosos de ser sus propietarios, uniendo la funcionalidad característica de las pick-ups. Todas estas inspiraciones se tradujeron en un diseño exterior mucho más deportivo, en el que destacan sus focos delanteros anchos y con forma de boomerang, una máscara pentagonal atravesada por una barra cromada, y parachoques con apariencia más gruesa.

Lateralmente destaca su perfil en forma de cuña, unos tapabarros delanteros y traseros prominentes entregando, además, la pick up con la mayor longitud y distancia entre ejes de su segmento, lo que entrega una apariencia equilibrada.

LA PRUEBA: MARCA LA EVOLUCIÓN DEL SEGMENTO

El segmento de las pickup ha marcado una clara evolución desde hace unos años. En su desarrollo y concepción ha pasado desde camionetas para el trabajo “puro y duro” hacia vehículos destinados para la familia y los tiempos de ocio. Y una de los exponentes y que logra "sacudirse" ese concepto “a la antigua” al integrar cambios estéticos con varios elementos de confort y diseño es la camioneta Mazda BT-50 2013. Claro, porque este segmento ha sido objeto de una interesante renovación que ha abierto sus posibilidades de expansión hacia una gama de motores más prestacionales y con sustanciales mejoras en la calidad de vida abordo.


Y ello se nota desde afuera. Más en detalle, la nueva Mazda BT-50 se nota que buscó en sus nuevos trazos afianzar su apariencia, con un parachoques delantero más envolvente, con ópticos agresivos (y muy parecidos al Mazda6) e integrado en la carrocería y unos guardafangos dimensionados para fortalecer su aspecto visual. Por los costados tiene una cintura más alta que la hacen incluso ver más alta y estilizada. Donde encuentro que no está tan bien lograda, es atrás, eliminando los clásicos ópticos verticales y con mica transparente por unos triangulares horizontales, que cuesta un poco acostumbrarse.

Adentro el confort es más alto, en los que destacan los tonos metálicos, los asientos deportivos con múltiples ajustes y acabados de mayor calidad, como el climatizador independiente para el conductor y el copiloto (versión full AT), y el panel de audio. El equipamiento de la BT-50 incluye varios elementos que la distinguen entre las camionetas del segmento. Suma, por ejemplo, un sistema de audio con lector de CD y MP3, entrada auxiliar y puerto USB, conectividad bluetooth, mandos en el volante, parlantes delanteros y traseros, aire acondicionado o climatizador bizona, alzavidrios y espejos eléctricos, cierre centralizado, sensor de estacionamiento, llantas de aluminio aro 17, pantalla multifunción de 3,5 pulgadas, entre otros elementos.

El interior de la BT-50 es menos sobrio que antes, hay muchos más botones en la consola y tiene buenas terminaciones. Ahora tiene un diseño más cercano al común de los modelos Mazda, incluso con un aspecto hatchback que a lo clásico de vehículo comercial, se nota que es de una nueva generación, y eso se agradece. El espacio es ideal para cuadro ocupantes (pero un quinto no irá tan incómodo). En general las plazas delanteras sujetan bien, hay muchos espacios para guardar cosas, mucho más de lo común. Los asientos son más blandos, sin apoyos duros, algo muy importante a la hora de afrontar kilómetros, sobre todo cuando hay que hacerlo fuera del asfalto, como en esta prueba.

El puesto de conducción se siente más bajo que antes, pero normal para una pick-up, con una mucho mayor comodidad que antes, con todos los mandos y pulsadores al alcance, igual que cualquier sedán o hatchback estándar, un paso notable frente a las líneas rectas y lejana que tenían antes las camionetas. Ahora están todos elementos de control a mano. Incluso, ahora la posición del freno está a uncostado de la caja AT, y mucho mejor que antes.

AHORA LO MEJOR ES SU MOTOR

En una primera parte y en carretera entre Punta Arenas a El Cabo de Hornos para luego incorporarnos en otro trayecto sobre asfalto ya en Tierra del Fuego, la camioneta siempre se comportó dócil, con muy buenas recuperaciones en donde pudimos lograr pormedios de 120 km/h a 140 km/h sin complicaciones y vibraciones extrañas. Luego ya más a mitad de la isla y fuera del asfalto, el comportamiento de esta nueva Mazda BT50 fue similar, con una suspensión que absorbía todo, sin limitaciones.

Y luego, cuando la llevamos más hacia al extremo sur de Tierra del Fuego y sobretodo en nieve, se mantuvo en todo momento con una alta suavidad de marcha, muy equilibrada, lo que aumentó cuando se llevaba el pick-up cargado (tiene capacidad para soportar más de 1.000  kilos). Y es que con peso, su comportamiento es completamente distinto, en nieve, tierra y pavimento siempre se sintió firme, aplomada y segura. Sin carga es algo menos consistente, pero nada preocupante, incluso siento que es menos que en camionetas de anteriores generaciones.

Con la tracción 4x4 Hi activada, había que hacer solo pequeñas correcciones con el acelerador para no perder las trayectorías (si va a frenar hágalo de forma sutíl y sobredo en línea recta o sino perderá adherencia lo que puede llevarlo a subrevirajes y también marcados subvirajes). De hecho hubo un momento que tuvimos que esquivar a un huanaco que se nos cruzó, y la camioneta reaccionó excelente (además hay muchos castores y zorros). Por eso los frenos me sorprendieron bastante por son muy contundentes y no "cabecea" nada la carrocería. Además, la suspensión se siente muy suave, con una capacidad de absorción que sorprenderá a muchos.

El motor 3.2 litros de 198 caballos nos gusta mucho porque empuja desde muy abajo, como debe ser en el caso de un buena camioneta. Este propulsor cinco cilindros incorpora todos los avances tecnológicos actuales, como el turbo de geometría variable o la inyección directa common rail. Su nueva planta motriz es una de sus mejores armas para enfrentar a la competencia. Su explosivo motor turbodiésel eroga unos gigantes 470 Nm de torque, que se sienten en cada aceleración (y muy bien gestionados por la nueva caja AT de seis cambios y modo secuencial).

Lo bueno, además, es que se elominió el turbo-lag (demora en la activación del turbo) que tenía la anterior cambioneta BT-50 2.5 litros. En general sobre las 1.500 RPM es donde el torque se mantiene estable y las respuestas son ágiles y dinámicas. El paso de los cambios es muy suave, y no nos recuerda que estamos sobre un vehículo comercial, lo que la catapultan hacia, a mi juicio, la mejor opción para el uso diario, cotidiano.

Los cambios están bien relacionados con el motor, y sorprende que a 120 km/h su andar sea más suave y preciso que a baja velocidad. Para las dimensiones de esta camioneta, su dirección es muy correcta, incluso con un tacto deportivo. Sobre su consumo, este fue en promedio cercano a los 8-9 km/l en estas condiciones extremas. Esperamos probarla en otras condiciones para tenerles una opinión más cercana a otros tipos de uso.

En suma una camioneta de nueva generación, muy completa, bien construida y con un excelente equipamiento. Sus precios aumentaron, pero ahora es un un vehículo mucho más polivalente, para uso diario y que ganará adeptos en la familia, algo impensado hace unos años. Y eso cuenta ,¿o no?.

¿Qué te pareció la nueva Mazda BT50?, coméntanos...

powered byDisqus