El Rolls Royce eléctrico es descartado

Uno de los dilemas de las marcas de superlujo actualmente, es que por el valor de sus vehículos no pueden entregarlo con un motor "justo", por lo que siempre los ofrecen con grandes cilindradas y sin sobrealimentación, para que entregue una respuesta pareja siempre sin tener que forzar algo más al motor.

Eso implica que el motor va a consumir, y mucho. Su sed de jugo de dinosaurio no se va a saciar aunque se le aplique tecnología de apagado de cilindros o inyección directa, un V12 cuando es económico es lo mismo que un auto corriente consumiendo bencina como alcohólico con síndrome de abstinencia fumando cigarrros.

Por eso es que la opción de un Rolls Royce eléctrico se veía como algo "correcto" para al compañía (ya que también le ayuda a disminuir impuestos por la huella de carbono) pero todo eso se fue al carajo. Según la revista Motor Trend, el proyecto de un Phantom eléctrico fue desconectado, ya que no encontraron clientes con interés en un vehículo de lujo eléctrico, ya que según la revista no estaban dispuestos a lidiar con la poca autonomía y la sensación de pérdida de marca premium al usar un motor eléctrico, aunque éste tuviera más torque que el V12 de siempre. Ese era el caso del 102 EX Concept presentado en el salón de Ginebra el año 2010. Claro, alguien que paga una cantidad descriteriada por un auto de lujo no creo que tenga el interés en preocuparse de si donde tiene que ir le alcanzará la batería o tendrá donde enchufarse para volver.

Fuente: Autoblog

powered byDisqus