JAC J12 1.0L 5MT CE: El citycar chino también sabe como evolucionar

Despreocupándonos de los clásicos prejuicios y paradigmas de los autos chinos, este JAC J2 sorprende por su andar ágil, su excelente tenida de ruta, aislación y un interior bastante amplio, claro más aún pensando su valor, CLP $3.990.000.

En realidad no sé si este citycar chino logre llamar mucho la mucho la atención por sus líneas y diseño, pero tiene una virtud que muchos compactos citadinos buscan, que conjuga un excelente equilibrio en ya  incombustible ecuación precio-calidad. ¿Porqué?, veamos.

Al mirarlo por fuera este nuevo JAC J2 tiene líneas mitad propias, ¿mitad Celerio?. Pero en realidad no importa, lo que más veo de este nuevo JAC J2 es que busca por sobretodo diferenciarse y dar un nuevo paso en calidad constructiva, motorización y dinámica y de paso introducir a la china JAC al cada día más competitivo mercado de los citycars. Acá aterrizan varios archiconocidos como su competencia directa, el Geely LC, BYD F0, Chevrolet Spark y en menor medida (más que nada por precio) el Hyundai i10, Kia Morning y el Peugeot 107/Citroen C1.

Llegará de momento en la versión intermedia J2 1.0L 5MT GE a CLP $3.990.000, pero luego se sumará una más equipada y otra de entrada. Esperan comercializar entre 80 a 100 unidades mensuales del nuevo modelo. Estará disponible desde el 19 de abril. La garantía es de dos años o 60.000 kms, lo que ocurra primero.

Este citycar chino entrega como atractivo ser el más amplio de su segmento (sobretodo en alto y largo) y uno de los más completos. Su diseño se aprecia moderno y ofrece el espacio interior más amplio del segmento dado por una distancia entre ejes de 2.390 mm y un ancho de 1.640 mm, además de 3.535 mm de largo y 1.475 mm de alto, el cual es capaz de transportar hasta cinco pasajeros con total comodidad.

PRECIOS JAC J2 2012:

JAC J2 1.0 5MT Base: $3.790.000 (sin equipo eléctrico, con ABS y dirección eléctrica, disponible en un par de meses)
JAC J2 1.0L 5MT GE: $3.990.000 (suma vidrios, cierre central) (el que probamos)
JAC J2 1.0L 5MT GE Full: $4.290.000 (suma doble airbags, sensores estacionamiento, espejos eléctricos, disponible en unos cuatro meses)

COSTOS DE LAS MANTENCIONES (cada 10.000 kms):
10.000 KMS: CLP $70.000
20.000 kms: CLP $100.000 (por confirmar)
30.000 kms: CLP $100.000 (por confirmar)


Su equipamiento de seguridad está basado en una estructura de carrocería reforzada que cuenta con protecciones laterales, cinturones delanteros, cinturones de seguridad traseros de tres puntas y frenos ABS con EBD. Cuenta también con neblineros y llantas de aleación con aro 14’’. La maleta es de 300 litros (según fabricante, pero creemos que es de 160-180 litros) y es extendible a casi 800 litros con los asientos abatidos.

El motor es propio de JAC y su cilindrada es de 999 cc. Logra una potencia máxima de 67 cv a 6.000 rpm con un par máximo de 90 Nm a 4.500 rpm, asociado a una caja mecánica de cinco velocidades (según fabricante logra un consumo mixto de 15 km/l). La distribución es por cadena y su preso bruto es de 1.290 kilos. Dentro de su equipamiento ofrece cierre centralizado, volante con regulación de altura, alzavidrios eléctricos, espejo retrovisor con sistema antirreflejo, aire acondicionado y radio con CD y MP3.


LA PRUEBA

Partamos por fuera. Encuentro que el nuevo JAC J2 tiene un diseño agradable, no saturado en sus curvas, terminaciones, focos o espejos como otros modelos de su origen (claro pero esto está dentro de los gustos personales). Más en concreto, adelante ofrece una moldura única que simula ser un parachoques único. Más arriba, aparecen los ópticos, de una forma novedosa (de gota). Atrás es donde encuentro que lograron la mejor terminación, con unos grandes ópticos verticales, con cuatro pequeñas luces adentro, dos blancas, dos rojas de formas irregulares, pero bastante atractivas.

También, atrás, se presenta un parachoques y la puerta del maletero que ocupa un amplio espacio del sector trasero y es de cristal. Por su parte, adentro ofrece un espacio realmente sorprendente para sus dimensiones. Hay muy buen espacio en largo, largo y algo menor en ancho (claro, es un citycar). Lo que también me gustó es que ahora se privilegiaron las tonalidades en negro, eliminando los"vitalicios" tapices beige.

En general el espacio es suficiente, incluso sobra y hay varios lugares donde guardar cosas (al fin pensaron en eso los diseñadores en los city chinos). Los asientos no son incómodos pero tampoco suficientes para viajes largos, están orientados más bien para un manejo citadino o para viajes cortos en carreteras urbanas, ya que el respaldo es poco duro y poco acolchado y la sujeción lateral es más bien pobre. Atrás hay espacio para dos pasajeros, con una altura bastante mayor a lo que se espera de estos compactos, eso sí, la banqueta es de un respaldo duro y muy vertical (revisar fotos).

Los plásticos son de una calidad buena, superior al promedio dentro de lo que se ofrece en este segmento, incluso mejor que en modelos con más "marca" y recorrido en los citycars, como el BYD F0, un C1/107 o el propio Geely LC (aunque también le altó una tapa para la guantera). Además sus terminaciones, ensambles son superiores a lo que se ofrecía hace poco dentro de los citycar de orígen chino, con una notable aislación, que considero es de lo más logrado de su segmento, sin vibraciones ni sonidos de rodadura (como espejos o exceso de ruído de motor) en el interior. Notable.

El tablero de instrumentos cuenta con tres esferas. A la izquierda un microscópico tacómetro (en realidad es exageradamente chico, un punto menos)  al lado el velocímetro y al costado izquierdo los medidos digitales de temperatura motor y estanque de combustible, que apenas se ven y también tienen una tipología que prácticamente hay que ver con lupa. El fondo lúminico es ya algo típico en los modelos JAC, es decir tonalidad "naranja-damasco".

Al centro, en la consola central, los diseñadores de este J2 utilizaron originalmente, una forma circular para ubicar en su interior el equipo de radio (radio Sony MP3), los comando para el aire acondicionado (en todas las versiones), a los costados las salidas del sistema de circulación de aire, todo colocado sobre un material de color negro brillante.

El equipo de audio Sony CD MP3 (que aplaudimos, porque en general las radios chinas son malas), pero la calidad de los parlantes es muy pobre (tiene sólo dos en la consola). Esto lo decimos porque este JAC J2 no tiene espacio para poner parlantes en las puertas (al igual que el Geely LC), por lo que tiene sólo las del tablero y muy pequeños.

BUEN ANDAR DEBIDO A UN MOTOR 1.0L ELÁSTICO

El JAC J2 cuenta con un motor de 1.000 cc, capaz de producir 67 CV de potencia a 6.000 rpm con un par máximo de 90 Nm a 4.500 rpm. Es desarrollada por la propia JAC y está asociado en todas las versiones disponibles en Chile a una caja mecánica de cinco velocidades. Lo probamos por sobretodo en carretera y logramos un consumo mixto de 14,8 km/l. El carretera a 90 km/l llega hasta casi los 17 km/l, en ciudad baja hasta los 13 km/l.

Con esta compacta pero vigorosa propulsión, es posible disfrutar de una adecuada agilidad en el tránsito urbano y muy buen aplomo en carretera. En general es muy ágil para moverse, con una dirección eléctrica con un feeling algo artificial, sobretodo en autopistas. A ratos entrega una sensación de subviraje debido a la suavidad que otorga y que no es tan rápida al devolverse luego de una maniobra. Los frenos son adecuados, frenan bien y el tacto del pedal es justo con un sistema ABS que interviene poco, sólo en situaciones extremas (Delphi 7.8). 

Su motor no es tan elástico en recuperaciones ni a velocidades altas. Para sacarle la "chispa" al motor, hay que "jugar" con la caja mecánica de cinco velocidades. Una vez que rompemos la inercia se mueve bien, sobretodo en el rango de las 3.500 a 5.000 rpm. Si queremos sacarle partido a su pequeño motor 1.0L, tendremos que obligadamente forzarlo hasta casi las 6.000 rpm, dónde corta inyección.

En general es bastante fácil de manejar, sin movimientos extraños, con una "tenida de ruta" muy satisfactoria, que realmente me sorprendió, debido a una puesta a punto de la suspensión muy equilibrada a alta velocidad, lo que nos permitió llevar este J2 sin problemas a promedios de 100-120 km/h. Lo encontramos incluso más estable que un Geely LC o un BYD F0, y muy parecido a un andar de un Peugeot 107 1.0L. El ancho de 1,64 mts, le otorga una pisada sólida sobre el piso, de tal forma que en las curvas cerradas se inclina de manera razonable, a pesar de su altura y su peso de 1.290k. La maleta es "sólo de muestra", de unos 180 litros.

El accionamiento de la caja mecánica es muy buena, no tiene juegos extraños y las marchas entran bien, sin la dureza extrema de otros productos chinos. La tercera y cuarta marcha son muy largas y quinta solo para llevarlo más desahogado y para ahorrar combustible (va a 3.800 RPM a 120 km/h), pero para llevarlo en la última marcha recomendamos no llevarlo con leves pendientes, ya que el motor decae mucho, no así en 4ta. Recomendamos que use esta marcha casi siempre, incluso en adelantamientos.


En suma, el JAC J2 me sorprendió por su aislación, espacio interior y muy buen andar. Por los menos de CLP $4 millones de la versión base e intermedia es un producto que conjuga muy bien la clásica relación calidad-precio. Por eso lo encuentro bastante interesante como primer auto o citycar, que recomendamos plenamente, que invita a eliminan esos eternos prejuicios del producto chino.

¿Qué te pareció este citycar chino JAC J2?, coméntanos.

powered byDisqus