Este fin de semana se discutirá si se corre o no el GP de Bahrein

El de Fórmula 1, que debe celebrarse en principio el 22 de abril a pesar de la difícil situación política que atraviesa el país, será el principal tema de discusión a lo largo del fin de semana en Shanghai, donde se disputa el Gran Premio de China, indicó la agencia AFP.

Las 12 escuderías participantes en el mundial, la Federación Internacional del Automóvil (FIA), presidida por Jean Todt, y Formula One Management (FOM), la estructura que encabeza el británico Bernie Ecclestone, máximo responsable de la Fórmula 1, llevan semanas poniendo en duda la celebración de la prueba.

El motivo es el agitado clima social y político que vive el país y que provoca incertidumbre sobre las posibles consecuencias que pueda tener la organización de un evento de este calibre.

Para tomar una decisión cuanto antes, el patrón de la Fórmula 1, Bernie Ecclestone, mantendrá una reunión el viernes con los directores de las escuderías, preocupados por la seguridad del Gran Premio previsto en el circuito de Sajir.

El gran ausente en esa reunión será Jean Todt, que tiene previsto llegar a China el sábado, día fijado para una posible decisión firme sobre este asunto. El propio Ecclestone insistió este jueves en que el controvertido Gran Premio de Bahréin seguirá adelante.

"La carrera está en el calendario. A menos que la anule la autoridad deportiva del país, allí estaremos. No veo ninguna diferencia entre aquí (China) y Bahréin. Es lo mismo, es solo otra carrera más en el calendario", dijo el inglés, de 82 años, a un grupo de periodistas en Shanghai.

A su juicio, el desplazamiento al país del Golfo Pérsico no supondrá ningún tipo de peligro para ningún integrante del 'Gran Circo' de la Fórmula 1, incluyendo el personal de las escuderías, los comisarios y voluntarios de la carrera y los periodistas que acudan a cubrir el evento.

"No veo por qué sería peligroso (ir a Bahréin). No he ido allí, pero me dicen que la gente continúa viviendo normalmente. Cuando entramos en un país, no nos ocupamos de la religión o de la política", añadió Ecclestone, que aseguró que "si se tratara de un concierto de música pop, la gente estaría allí y cantarían".

Las escuderías pidieron esta semana a la FIA que tome una decisión de forma inmediata, algo que el máximo organismo del automovilismo debería hacer el sábado a más tardar.

powered byDisqus