Hyundai i10 [Test Drive]

El Hyundai i10 es un nuevo citycar que ha llegado haciendo bastante escándalo a chile ya que a pesar de ser el más caro que otros de su tipo tiene una serie de prestaciones que lo hacen destacarse por sobre su competencia. Hace tiempo ya que tengo en los borradores la experiencia que tuvo nuestro amigo Haistreidge, realmente estaba esperando las fotos pero mejor las incluimos mas tarde, así que como dicen por ahí “Mejor tarde que nunca” a continuación tenemos una experiencia directa al estilo Test Drive del Hyundai i10.

De partida, el Hyundai i10, es más caro que otros vehículos de la categoría (Maruti, Alto, Spark e IQ, todos citycars con motores de 0,8 a 1,1 lts), pero es más barato que un Morning 1,1 con equipamiento similar y muchísimo más barato que el Peugeot 107 y el Citroen C1. Por otro lado, por un poco más de plata podemos optar por un Kia Rio, un Chevrolet Corsa, el Hyundai Getz e incluso el Accent (la versión que conozco, el I10 GLS AC cuesta $4.900.000 aprox en Chile), por lo que la decisión de comprar este auto se basó más que nada en el diseño, la comodidad de un citycar y la economía de combustible.

El exterior del auto está en la línea de la nueva Veracruz, lo que lo bastante llamativo (por lo menos por ahora, que hay pocos circulando). La calidad general es la que cabe esperar de un Hyundai (subjetivamente, los paneles se sienten bastante firmes). La versión GLS tiene parachoques y espejos pintados en el color de la carrocería.

El único motor disponible para las tres versiones es el bencinero de 1,1 lts de 67 hp (es más potente que cualquiera de los citicars con motores de 0,8 y 1,1 lts, pero también es más pesado, con 1380 kgs). Es más que suficiente para el uso en ciudad y en carretera alcanza sin mayor dificultad los 120 km/h. Obviamente que falta potencia en las pendientes y se echa de menos la estabilidad de un auto más grande en carretera, pero me imagino que es algo común a todos los vehículos de la categoría. Uno de los aspectos negativos que encontré fue que el aislamiento del ruido del motor en la cabina es algo peor que otros vehículos, pero sin llegar a ser molesto.

La dirección asistida es liviana (pero no demasiado a mayores velocidades) y tiene un pequeño radio de giro, lo que lo hace bastante ágil y fácil de manejar en ciudad. Los 3,5 mts de longitud lo hacen muy fácil de estacionar.

El consumo combinado es de unos 18 a 20 km por litro (aproximadamente). El estanque es de 35 lts, lo común a la categoría. Uno de los aspectos positivos es que utiliza bencina de 93 octanos.

El interior se caracteriza más por la calidad de la construcción y terminaciones que por los materiales. Los plásticos no se ven tan baratos como los de un Alto (incluso se sienten mejores que los de un Corsa o un Yaris), pero los asientos se sienten demasiado “sintéticos” (aunque deben ser fáciles de limpiar), pero son cómodos. Los asientos traseros son abatibles, lo que es muy bueno considerando el modesto maletero. El diseño del tablero es funcional y cómodo. En los instrumentos encontramos un odómetro grande, un pequeño tacómetro y un contador de kilometraje digital. Las plazas delanteras son bastante amplias (una persona de 1,85 no debería tener problemas con las piernas). Las traseras son más estrechas, y en viajes largos puede ser un poco incómodo. Si van 3 personas atrás, se toparán en los hombros.

La versión que conozco viene bastante equipada: Aire acondicionado, alzavidrios eléctricos en las 4 puertas, cierre centralizado a distancia y alarma, neblineros, radio con CD/MP3 (la calidad del audio es más que decente). Tiene varios espacios para dejar objetos.

La seguridad es otro aspecto que me decepcionó un poco. No es posible incorporar airbags ni frenos ABS ni siquiera como opcionales.

En definitiva, se trata de un vehículo que inspira confianza, se puede apreciar la buena calidad de los materiales y el ensamblaje (a demás del respaldo de la marca… hace años tuve un Accent, como del 99 si no me equivoco. Ha sido el auto más fiel que he tenido). Tiene un diseño atractivo, un buen equipamiento, un motor potente para el segmento y buena economía de combustible, pero por precio queda entre los citicars más caros (sólo es más barato que el Peugeot 107, el Citroen C1 y las versiones mejor equipadas del Morning). Me parece que la principal competencia está en el Kia Morning. Tienen dimensiones similares y un motor de 1,1 lts de desempeño similar. Se diferencian en que a similar equipamiento el I10 es más barato; las versiones más caras del Morning tienen la opción de equipar airbags y caja automática, pero superan los 5 millones.

Haistreidge.

powered byDisqus